Cómo hacer Pisos de Papel

Cómo hacer Pisos de Papel para Renovar Ambientes

Puede que suene extraño, pero en verdad los pisos de papel son un acabado elegante y muy económico, que podrás lograr en sólo poco tiempo de trabajo. Aquí te contamos el paso a paso fácil de seguir que, una vez que tengas los materiales listos, podrás implementar en pocas horas, incluyendo el tiempo de imprimado y secado.

Reúne tus materiales y ponte manos a la obra con estos geniales pisos de papel, para renovar tu hogar por pocos billetes.

Materiales y elementos necesarios

Para hacer estos pisos de papel necesitarás las herramientas que sean apropiadas para cada ambiente, como destornilladores para quitar zócalos, raquetas y llanas para retirar tablas o cerámicos, trincheta para sacar las alfombras y moquetas si las hubiera, o lo que fuera necesario. También necesitarás cinceles para nivelar y quitar parches de cemento y adhesivos cerámicos, si los hubiera, y finalmente puede que requieras de cepillos de cerdas metálicas para dejar la superficie impecable.

Pasos para la instalación de pisos de papel. Cómo renovar el piso con papel. Tecnica decorativa para hacer pisos de papel

© Depositphotos.com/digieye

Imagen 1. Puedes aplicar esta misma técnica para crear muros de papel y renovar diversas superficies.

Para hacer pisos de papel consigue un papel de fibras firmes y una estética adecuada a lo que busques. El más utilizado es el de madera o de obra (papel de construcción o marrón, en algunos sitios). También puedes aprovechar las bolsas de papel del mercado, usar periódico, papeles de envolver regalos cuyos diseños te gusten (prefiere los que no brillen, para facilitar la labor y mejorar el acabado) u otros tipos que quieras usar, más bien gruesos, resistentes, sin pinturas al agua y sin brillos, satinados o como los de las hojas de las revistas. Prepara trozos grandes, el doble de la cantidad que determines para cubrir el piso de la habitación a renovar.

Utilizaremos cola de carpintero (cola blanca o de bricolaje), agua del grifo, un contenedor para mezclar, rodillo o pinceleta para aplicar, tinte o pintura del color que quieras y que vaya con la estética del papel (es mejor el tonalizador y no la pintura opaca, prefiere los de base oleosa, alcohol o agua, pero de acabado translúcido), sellador poliuretano para pisos (de base acuosa pero con aceite agregado, puedes conseguirlo en acabado antideslizante) y, según el caso, también puede que requieras de concreto de secado rápido o adhesivo cerámico, para rellenar hoyos e imperfecciones en pisos contrapisos. Otra opción es realizar esta técnica y crear pisos de papel directamente sobre el tarimado de madera existente.

Pasos para hacer pisos de papel

Comienza por vaciar por completo la habitación y retira los zócalos de los laterales. Limpia todo, lijando donde fuera necesario, y retira la alfombra, moqueta o la superficie que quieras renovar que necesites quitar. Esta técnica de pisos de papel puede ser realizada directamente sobre el suelo de madera, o también sobre cerámicos y baldosas, lijando o procurando una superficie mordiente.

Si vas a trabajar sobre el concreto, rellena huecos e imperfecciones y alisa a la perfección (puedes colocar tarimas flotantes para facilitar la labor, aunque esto encarecería el trabajo). Limpia muy bien el piso con un cepillo y agua tibia, y deja secar bien mientras cortas trozos de papel (con tus manos solamente), eliminando bordes rectos para exponer las fibras y permitir una mejor presentación. Un dato importante: Si trabajas sobre pisos de concreto crudo (no sellado), debes aplicar dos capas de sellador poliuretano o pintura.

Lo siguiente es preparar el adhesivo para pisos de papel. Mezcla partes iguales de agua y cola, o bien dos partes de cola y una de agua (para superficies más porosas) o hasta 3 partes de agua y una de cola (para superficies de madera u otras). Para que no se seque el adhesivo y se malgaste, ve preparando de a pequeñas cantidades por vez, conforme vayas trabajando.

Para facilitar el pegado del papel, una buena idea es humedecerlo en agua y escurrirlo bien, arrugándolo si quieres un acabado similar al aspecto del cuero, o dejándolo liso para que simule piedras planas, a tu gusto.

Aplica el adhesivo en el piso ya preparado y limpio, en una capa pareja y no demasiado abundante. Toma tus cortes de papel y ve colocándolos en el suelo, superponiéndolos un tanto, pues el papel encogerá un poco al secar. Repasa por encima con las palmas de tus manos (puedes usar guantes de látex, si prefieres).
Una nota de interés: en lo posible, asegúrate de colocar todo el papel con su lado más liso hacia arriba, pues el papel madera suele tener diferentes texturas que luego afectarán los trabajos de pintura y sellado.

Presiona y desliza desde el centro y hacia los bordes, eliminando así el excedente de adhesivo y evitando que queden burbujas de aire atrapadas. Cuando hayas colocado una línea o cubierto un sector, usando todo el adhesivo preparado, haz más mezcla y sigue adelante, trabajando siempre en dirección a la puerta de entrada de la habitación. Ya cubierta la superficie del piso de papel, deja secar hasta que lo notes bien firme y con su color natural (puedes repasar imperfecciones conforme vayan secando, aplicando más cola diluida y presionando bien).

Acabado y estética de tus pisos de papel

Puedes dejar el papel tal como está o teñirlo para unificar su color utilizando un tinte, tonalizador o una tonalidad translúcida. Utiliza un rodillo y poco material, trabajando –nuevamente- desde la esquina interna más lejana a la puerta, y en dirección a ella. Deja secar el color, si hubieras decidido utilizarlo. Recuerda trabajar con cierta velocidad, para no aplicar tonalizador dos o más veces sobre el mismo punto (lo que creará manchas más oscuras, probablemente).

Por último, protegeremos los pisos de papel con un sellador poliuretano de base acuosa con aceite agregado, que le dará no sólo protección al tránsito, sino un acabado mucho más elegante. En caso de haber colocado el papel en diferentes texturas expuestas (el derecho y al revés) y notes diferencias en el color del sellado, puedes tonalizar nuevamente por encima y repetir después el proceso de sellado. En cualquier caso, aplica una capa, deja secar muy bien, y aplica una segunda y hasta una tercera capa, para dar una protección impecable a tus nuevos pisos de papel.

En adelante, podrás corregir rayones y detalles simplemente aplicando en ese sector el sellador poliuretano, así que asegúrate de conservar muy bien los restos. Por último, vuelve a colocar los zócalos, regresa los muebles y elementos con cuidado, y disfruta del resultado de tu esfuerzo.

Una técnica simple, muy económica y que le dará a tu hogar una estética fenomenal. Los pisos de papel son justo lo que buscabas para renovar sin gastar de más, ¡y de lograrlo con tus propias manos!

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Pisos de Papel, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social