Cómo hacer pastas caseras sin Pastalinda

Pastas caseras sin Pastalinda

Las pastas caseras son en verdad una delicia, pero mucho de su secreto está no sólo en la masa en sí, sino en su grosor y espesor. La pastalinda, por lo tanto, es un utensilio casi indispensable en las cocinas y hogares de toda Argentina, en particular en los descendientes de italianos que tienen añosas recetas deliciosas en lo que se refiere a las pastas.

Pero, claro está, no todos tenemos la pastalinda. Y esto puede llegar a ser un problema, ya que no nos animamos a estirar las masas de pasta lo suficientemente finas con el palo de amasar. Y, en realidad: las pastas demasiado gruesas no son del agrado prácticamente de nadie.

Consejos para trabajar la masa sin pastalinda

Aceite. Pero hay algo que podemos hacer al respecto: aprender a trabajar la masa de modo tal que sea sencilla de ser estirada por otros medios, además de por los prácticos rodillos de las aplanadoras de masas. Para ello, haremos la masa de pastas con un poco de aceite (si es de oliva, mejor, ya que le aportará a las pastas un saborcito especial), de modo de que la masa resulte más elástica.

Reposar. Luego de hacer el bollo, lo dejaremos reposar por 30 minutos a una hora, como si se tratara de una masa de levadura. Luego dividiremos el bollo de masa en porciones pequeñas, e iremos reservándolas dentro de papel film o bolsitas plásticas adecuadas para la cocina, siempre fuera de la heladera.

Estirar. Comenzaremos por estirar un poco cada porción a mano, lo más posible. Luego, con la ayuda de un palote o palo de amasar (o botella vacía, por qué no) iremos estirando la masa hasta donde podamos, pero sin cansarnos. El secreto está en no intentar dejar cada porción del grosor deseado de una sola vez: iremos estirando un poco cada porción y dejándola descansar. Cuando hayamos estirados la última, volvemos a la primera, y haremos este ciclo unas tres a cuatro veces.

Cortar. Para cortar las pastas, dependerá del tipo y formato deseado.

Las abuelas tenían la paciencia de enrollar cada plancha de masa y cortar tallarines finísimos como si se tratara de rodajas de un arrollado. Si esto es lo que planeás hacer, asegurate de que la masa no se pegue al enrollarla, y de tener un cuchillo bien afilado, para que al cortar no vayas uniendo nuevamente las capas de masa.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer pastas caseras sin Pastalinda, te sugerimos que visites nuestra sección Pastas y Masas.

Esta nota te fue útil?
12 valoraciones.
El 75% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social