Cómo hacer mascarillas de miel

Beneficios de la miel para la piel

La miel se caracteriza por su suavidad y es por ello que está incluida en muchos tratamientos de belleza, ya sea para la piel o para el cabello. Es un ingrediente repleto de beneficios para nuestra salud.

La miel es un antioxidante excelente, a la vez un hidratante eficaz para la piel y un ingrediente que ayuda en la cicatrización de heridas. También es un antibiótico natural para eliminar bacterias, se usa para aliviar el dolor de garganta o la irritación en las vías respiratorias. En el caso de la estética, se ha usado durante siglos por ser muy suave y ofrecer a la piel y al cabello sus propiedades. Es por esta razón que no sólo está presente en muchos artículos que compramos en las tiendas, sino que es el ingrediente estrella en mascarillas para el rostro.

4 recetas para hacer mascarillas con miel

Mascarilla de miel y limón: Una opción ideal para limpiar la piel y eliminar toda la grasa que se acumula en el rostro es colocar tres cucharadas de miel en un recipiente de vidrio o plástico, y llevarlo al microondas por 30 segundos para que se suavice. Luego, añade el zumo de un limón. Mezcla bien y aplica en el rostro. Los movimientos han de ser suaves y circulares, de manera ascendente. Deja actuar por lo menos 20 minutos. Cuando retires con agua tibia ya notarás que la piel está más suave.

Mascarilla de miel y avena: Otra mascarilla eficaz es la que se hace con miel y avena. Es ideal para nutrir, exfoliar y suavizar la piel, todo en un mismo producto. Sólo tienes que mezclar 1/4 taza de harina de avena, dos cucharadas de miel pura de abejas y 1/4 taza de agua mineral. Revuelve bien hasta que quede una pasta homogénea. Aplica en tu rostro por 15 minutos. Cuando retires con agua, la avena te ayudará a exfoliar la piel y la miel a suavizar. Es una buena opción si sufres de acné.

Mascarilla de miel y aceite de almendras: La tercera alternativa usando miel en una mascarilla es la que incluye aceite de almendras, que tiene muy buenas propiedades para la piel. En unión con la miel se convierte en una limpiadora maravillosa. Sólo tienes que mezclar una cucharada de aceite de almendras con dos de miel y aplicar en tu rostro. Masajea en círculos por dos minutos y deja actuar 20. Retira con agua tibia.

Mascarilla de miel y aspirina: Por último, la opción de la mascarilla de miel y aspirina. Este medicamento te ayuda a desinflamar el rostro, mejorando su apariencia. Precisas mezclar tres aspirinas con una cucharada de agua tibia. Revuelve hasta disolver y después añade una cucharada de miel. Aplica en tu rostro y deja por unos 15 minutos, frotando suavemente y con movimientos circulares, para exfoliar.

Con estas mascarillas lograrás que tu piel se vea más radiante, más limpia, más suave, más joven, más natural. Dejarás de lado la grasitud, los puntos negros, los granitos y hasta las arrugas. No dudes en probarlas para disfrutar de sus resultados de inmediato.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer mascarillas de miel, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social