Cómo hacer Masajes para la Celulitis

Masajes para Reducir la Celulitis

La celulitis, odiada condición que aparece en la piel de hombres y mujeres rellenas y delgadas por igual, puede ser tratada con diversos tratamientos. Sea en el centro de belleza o en casa, hay mucho que puedes hacer, incluso a bajo costo, para ayudar a eliminarla. En esta nota aprenderemos a darnos unos suaves pero efectivos masajes para combatir la celulitis de cualquier zona de nuestro cuerpo.

El masaje, una técnica histórica

A lo largo de la historia de la humanidad, los masajes han tenido una vital importancia. Desde el alivio para los cansados soldados en las épocas antiguas, hasta el mimo relajante y las técnicas orientales aplicadas en la actualidad, los masajes cobran una significativa presencia en nuestro pasado y presente.

Definimos al masaje como un conjunto de maniobras o manipulaciones (realizadas a mano o mediante instrumentos) sobre una zona específica del cuerpo. También hay masajes para todo el cuerpo, aunque siempre la tarea se va realizando por zonas y acoplándose unas a otras.

El buen masaje, bien realizado, no sólo ayuda a aliviar los músculos cansados y adoloridos, sino que también activa la circulación sanguínea, permitiendo una mejor oxigenación y nutrición de las células corporales. Los masajes sobre la zona pélvica, por ejemplo, pueden facilitar el proceso digestivo y excretor, y el de las zonas de ganglios linfáticos (conocido como "drenaje linfático") colabora en la eliminación de fluidos tóxicos y la movilización de agua y de linfa, que es el fluido que rodea a las células y que se relaciona ampliamente con la condición de celulitis.

Cómo hacer los masajes para la celulitis

Los masajes para evitar, prevenir y tratar la celulitis son localizados, y buscan la movilización de fluidos dentro del cuerpo para eliminar toxinas. Han de ser suaves aunque firmes, específicos a un área, en movimientos circulares o verticales y progresivos, como si quisieras empujar canicas por debajo de un mantel. Comienza lentamente, haciendo una suave presión, y luego ve aumentando la intensidad: esto ayudará a disolver los cúmulos de grasas localizadas que dan origen a la celulitis.
Puedes hacer este masaje con las manos, con guantes exfoliadores de cerda de goma, o bien con artefactos de bolas de madera.

Empieza por las plantas de tus pies, en movimientos verticales desde los dedos y hacia los talones, repitiendo en los laterales y sobre el empeine. Estira la pierna todo lo que puedas y haz el masaje firme y vertical por los tobillos y las pantorrillas, hasta llegar a las rodillas. Masajea la zona interna de la rodilla, también la externa y la trasera, y asciende hasta el muslo. Haz allí un firme masaje vertical hasta llegar bien a la articulación de la cadera, por adelante y los laterales, y hasta la base de los glúteos por la parte trasera, asegurándote de masajear bien toda la zona. Repite todo el procedimiento en la otra pierna.

Haz lo mismo con los brazos, comenzando desde la punta de los dedos y hacia las muñecas en ambos lados, luego antebrazos, codos, brazos y hombros. En el pecho y los senos haz movimientos firmes y circulares, para evitar provocarte dolor.

Sobre la zona abdominal, la espalda y los glúteos, modifica los movimientos y haz pequeños masajes circulares (puedes repetir el masaje en las caderas, ahora con movimientos circulares). Ve disminuyendo la intensidad de los movimientos, hasta que se conviertan en un masaje más placentero.

Finaliza la terapia con una ducha de agua caliente, corta y veloz, y luego con una de agua fría, para activar la circulación. Repite estos masajes para la celulitis dos a tres veces por semana, y notarás asombrosos cambios en la apariencia de todo tu cuerpo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Masajes para la Celulitis, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
41 valoraciones.
El 90% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social