Cómo hacer mantequilla saborizada casera

Receta para hacer mantequilla casera saborizada

Muchos hemos pecado con algo de deshonestidad al decir que hemos hecho mantequilla saborizada, cuando en verdad todo lo que hicimos fue templar la manteca comercial a temperatura de ambiente y adornarla con hierbas y especias. Pero esto no es hacer mantequilla casera, no señor. Si quieres aprender a prepararla desde la base, reúne tus materiales y ponte manos a la obra con el siguiente procedimiento.

Ingrediente para hacer mantequilla casera

Los materiales que necesitas son bastante simples: alguna cuchara plástica o de silicona, y una batidora de vaso (las que se dejan sobre la mesa) o procesadora de alimentos. También consigue una jarra o contenedor, una tela seca y limpia (como un lienzo para quesos o una gasa) y un filtro del tamaño adecuado de la jarra.

Con respecto a los ingredientes, no necesitaras buscar mucho: tan sólo crema de leche, y el saborizante extra que quieras agregarle, como sal, pimienta, ajos picados o en polvo, hierbas aromáticas, etc.

Con respecto a la crema, no debes prestar atención a la dieta en este momento. Busca una de buena calidad, con al menos una graduación de grasas del 35% o superior, pues una con menor tenor graso no arrojaría buenos resultados.

Elaboración de la manteca casera

Ya lista la batidora, vierte la crema y pon a funcionar a velocidad media o media-alta. Luego de algunos minutos notarás que se espesa, como para preparar crema batida común... pero debes seguir con el proceso. Cuando notes que una pasta se ha separado de un líquido de consistencia lechosa (notarás también que cambia el sonido en la batidora), habrás alcanzado el punto ideal. Bate 30 a 60 segundos más, y apaga el artefacto.

Coloca el contenedor sobre la mesada, y por encima el filtro ataviado con el lienzo. Vierte el contenido y deja que escurra, reservando el líquido para otros preparados si prefieres, como puede ser requesón casero o mozzarella casera. Cuando haya drenado todo, puedes presionar suavemente con el dorso de una cuchara, o hacer un torniquete en la parte superior de la tela para compactar la mantequilla.

Si es necesario, coloca todo en la nevera algunos minutos para poder escurrir a menor temperatura y lograr una mantequilla más uniforme. Otra buena idea es cerrar la tela y sumergirla (con la mantequilla dentro) en un baño de agua helada, para que se "lave" el resto del líquido de la crema pastosa y amarillenta.

En este punto ya tienes tu mantequilla casera lista. Puedes agregarle los sabores que elijas, incluso preparar una gran tanda para hacer diversas variantes para tu próxima reunión. Sirve en pequeños platos con cuchillitos de untar, y comenta orgullosamente tu creación con tus invitados.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer mantequilla saborizada casera, te sugerimos que visites nuestra sección Lacteos.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social