Cómo hacer mantequilla de maní

La mantequilla de cacahuate, conocida también como manteca de cacahuate, manteca de maní, o crema de cacahuate, es una verdadera delicia que hemos interiorizado en nuestros países. Se trata de un alimento dulce de orígenes norteamericanos, bien visto en numerosas ocasiones, y hasta en películas... ¿quién olvidaría a Brad Pitt degustando su cucharada de peanut butter en Meet Joe Black?

Pues hoy aprenderemos a preparar mantequilla de maní en nuestro propio hogar, para ir adecuando la receta a nuestros gustos particulares, y dejarnos seducir en cualquier momento por esta cremosa delicia.

Para preparar manteca de cacahuate necesitamos conseguir maníes o cacahuates sin sal, y sin piel. Podemos pelarlos simplemente frotándolos con los dedos o con un trapo o paño limpio. Luego, los machacamos o partimos en trozos pequeños, para que puedan liberar sus aceites, y a continuación, comenzaremos con la elaboración. Vamos a calcular unas dos tazas de cacahuates pelados para esta receta.

Llevamos los cacahuates partidos a una sartén, al fuego, para tostarlos. Removemos con una cuchara de madera, para que el tostado sea uniforme. No se deben quemar, pues el preparado adquiriría entonces un sabor amargo. Simplemente deben tostarse, cambiando apenas de color.

A continuación, ya tostados y aún calientes, debemos llevar los cacahuates al vaso de la batidora eléctrica. Encendemos el mecanismo e iremos agregando, de a poco, unas 3 o 4 cucharadas de aceite. De preferencia, usaremos aceite de maní o de cacahuate, pero si no lo conseguimos, podemos usar aceite de girasol o de oliva. Si fuera necesario, agregaremos más aceite, para lograr una pasta cremosa y homogénea, muy suave.

Cuando la pasta esté a punto, agregamos dentro de la batidora una pizca de sal, y una pizca de azúcar o de frustosa, para incrementar el sabor.

Luego, dejamos enfriar en el vaso de la batidora o de la licuadora, o en un recipiente de cierre hermético, sin tapar. Cuando esté fría, llevamos a la nevera para refrigerar y permitir que se integren los sabores.

También se puede llevar los cacahuates a la batidora, y reemplazar el aceite por mantequilla, unas dos cucharadas. En este caso, para que la pasta quede más untuosa, también agregaremos dos cucharadas de miel o de melaza, o de sirope de sabor neutro.

Podemos reservar esta mantequilla de maní casera en la heladera o en la nevera por hasta una semana, y utilizar para elaborar postres, untar en panificados o sobre frutas frescas. ¡Una delicia!

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer mantequilla de maní, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

40 valoraciones. El 100% dice que es útil.