Cómo hacer Macetas con Reciclaje

Cómo hacer Macetas con Objetos Reciclados

Para ahorrar sin rescindir estilo, ser responsables con el entorno y tener una actividad placentera para cualquier momento, hoy te proponemos algunas ideas para hacer macetas con reciclaje, decorando un balcón, el jardín o la azotea de una manera simplemente genial. ¡Y no gastarás más que unas pocas monedas!

Buscando cosas para reciclar

Lo primero que debes hacer para poner este proyecto en marcha es reunir todos los elementos rotos que tengas en casa. Recorre todos los rincones, especialmente los cuartos de guarda, y toma todo lo que puedas convertir en macetas o tiestos. Deben ser elementos con forma de ‘contenedor’, desde botas de lluvia hasta cestos plásticos o de tejidos naturales, prendas de vestir, sacos de alimentos, juguetes de los niños y lo que quieras. Adaptaremos cada uno a su función dándoles la forma y la aislación que necesiten, de modo que podrías hacer un tiesto a partir de una playera de algodón, fácilmente. ¿Lo habías imaginado?

Crear macetas o tiestos con reciclaje. Tips para hacer macetas con elementos reciclados. Cómo hacer macetas con cosas rotas. Macetas recicladas

© Depositphotos.com/Julietart

Imagen 1. Todo eso que ya no sirve puede convertirse en una maceta original y decorativa.

Pasos para hacer macetas con reciclaje

Primero reúne todos los elementos que quieras reciclar, y planifica cómo transformarlos en contenedores para la tierra y la humedad del riego. Vale decir: los objetos que tengan tramas abiertas, que sean de telas u otros necesitarán ser aislados por el interior. Esto se hace fácilmente ajustando una bolsa plástica resistente por el lado de adentro. Pégala al contenedor si quieres, aunque considera que una vez que tenga el peso de la tierra adentro no será necesario ayudarle a mantener su forma.

Dependiendo de la planta que vayas a colocar dentro, puede que necesites hacer perforaciones para el drenaje. Asegúrate de identificar el sitio donde vas a lucir estas macetas recicladas, adaptando una bandeja recolectora por debajo si fuera a arruinar tus pisos o provocar enchastres. Para hacer las perforaciones bastará pasar una tijera o un cuchillo por la bolsa plástica o por el objeto resistente al agua antes de agregar la tierra, y después colocar algunas piedras u objetos rotos por dentro para asegurar que el agua pueda escurrirse por allí. En el caso de elementos que se arruinen con el líquido (como una vieja camisa), atraviesa un pequeño tubo plástico o una pajita (sorbete), o impermeabiliza la base de la tela pincelándola con cola blanca por ambos lados antes de agregar la tierra y la bolsa.

Por último, recuerda que puedes combinar elementos para crear tus macetas recicladas. Por ejemplo: coloca una bolsa plástica dentro de un viejo balde metálico perforando en la base, y lúcelo por sobre el viejo triciclo de tus hijos que ya no funciona; pinta todo en un mismo tono, y tendrás una pieza decorativa con elementos que ya no podrían usarse en sus funciones originales.

Ideas para hacer macetas con material reciclado

Asientos y muebles: Sillas, bancas, escaleras, cómodas, mesas auxiliares rotas y similares son la base ideal para hacer macetas con reciclaje. Sólo ajusta un contenedor plástico, una maceta convencional u otro a la parte del asiento o los escalones, y pinta todo en un mismo color. Lucirás tus plantas con originalidad, y evitarás la producción de residuos.

Botas de goma, carteras, bolsos, sombreros y gorros: Corta, cose y haz los ajustes necesarios para que tomen la forma de un contenedor. Perfora para hacer los drenajes y ajusta planchas plásticas, de corcho o de telgoporl por dentro si hiciera falta para que tomen mejor forma. Pincela con cola blanca para impermeabilizar las telas. Ahora, llena con tierra y pon las macetas recicladas sobre una bandeja recolectora.

Cestos de mimbre, plásticos, cajas de frutas: Coloca la bolsa plástica por dentro (reforzada, o dos a tres bolsas del supermercado), y barniza el exterior, o cúbrelo con una vieja funda de almohadas o una tela rústica, para aprovechar la forma del elemento ocultando la parte fea.

Utensilios de cocina: Coladores de pastas, ollas perforadas o quemadas, ensaladeras que se rompieron, moldes para el horno demasiado viejos y casi cualquier otro utensilio de cocina y cocción que ya no uses pueden convertirse en macetas. Sólo asegúrate de que tengan el drenaje suficiente, y pinta con esmaltes o lacas en el color que prefieras. También puedes cubrirlos con telas, por ejemplo, ocultando una olla vieja y quemada con un genial diseño en ganchillo, o hasta decorado con mosaicos creados a partir de platos rotos.

Vajilla: Copas, vasos, platos de sopa, teteras, jarras, y cualquier otra pieza de vajilla que ya no sirva. Perfora con cuidado usando un taladro con una broca adecuada, y adhiere entre sí con cemento de contacto si fuera necesario. Puedes pintarlas con lacas y esmaltes a tu gusto, o aprovechar las piezas rotas para decorar otros elementos convertidos en macetas.

Sólo necesitas poner en práctica algo de inventiva y aprovechar la forma de los elementos o convertirlos fácilmente en tiestos, asegurando la aislación de la tierra, el drenaje del riego, y con la estética que prefieras. Así, crearás macetas con objetos reciclados y ajustadas a tu decoración, de una manera muy responsable con el entorno.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Macetas con Reciclaje, te sugerimos que visites nuestra sección Reciclaje.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social