Técnica de Relajación con Respiración Clavicular

Respiración Clavicular para Relajar el Cuerpo y la Mente

En otros artículos hemos aprendido sobre las técnicas de respiración abdominal y costal, como técnicas de respiración guiada para permitir la relajación del cuerpo y de la mente en una simple actividad: respirar.

Aquí aprenderemos la tercera técnica de respiración guiada, tomada a partir de la práctica del Yoga, y aplicada a nuestra vida diaria: la respiración clavicular.

¿Qué es la respiración clavicular?

Se trata de otra de las tres técnicas básicas de respiración provenientes de la práctica del Yoga, que buscan relajar nuestro cuerpo y mente simplemente mediante la modificación del ritmo y de la mecánica respiratoria.

A diferencia de las técnicas de respiración abdominal y costal, en la técnica clavicular la atención se centra en la parte más alta de la caja torácica, en la clavícula y la región de los hombros. Es la tercera técnica que debemos realizar, si las realizamos en orden. Al respirar, el abdomen y el pecho se mantienen sin grandes modificaciones y, en cambio, es la parte más alta de nuestro tórax la que modifica su forma.

Respiración clavicular: Primer paso, espiración

La técnica de espiración es el primer paso para cualquier técnica de respiración guiada, ya sea que la hagamos con los objetivos de relajación, de reactivación, o cualquier propósito.

Para hacer la técnica de espiración, comenzamos por liberar nuestra mente de pensamientos, y cerramos los ojos mientras permanecemos en una posición cómoda.

Inspira lentamente, sin interrupciones ni movimientos, hasta llenar por completo tu capacidad pulmonar. Mantén el aire por dos o tres segundos, y luego exhala lentamente, con calma, libre de pensamientos, hasta que tus pulmones se vacíen completamente.

Conforme el aire va abandonando tu cuerpo, también lo hará el estrés y los pensamientos negativos. Tan sólo respira, dos o tres veces más, con esta técnica, para prepararte para realizar la de respiración clavicular.

Iniciando la técnica de respiración clavicular

Cuando estés listo, comienza con la respiración clavicular. En una posición confortable, sentado con los brazos a los costados o sobre las rodillas, inhala lentamente. Mantén el abdomen algo contraído, para facilitar que el aire inhalado viaje hacia la parte más alta de los pulmones.

Al ir inspirando, lentamente y con calma en la mente, nota que tus clavículas se levanta. La caja torácica se abre levemente, y tu abdomen permanece fijo, pues lo tienes levemente contraído para dirigir el aire hacia la zona clavicular. Inspira hasta llenar tu capacidad pulmonar, lentamente, y mantén el aire por algunos segundos.

Luego, espira lentamente, en silencio, mientras notas que tu región clavicular retorna de a poco hacia su postura normal. Cuando practiques esta técnica, debes prestar atención solamente al movimiento de tus clavículas, que se expanden y elevan brevemente, mientras el resto de tu caja torácica se mantiene en su sitio.

Procura no prestar atención a los estímulos externos, fijando tu concentración solamente en la parte superior de tu pecho. Escucha sólo el sonido de tu respiración, sin emitir otros sonidos. Al exhalar, vacía por completo tus pulmones y permanece así por unos dos a tres segundos. Luego, repite esta técnica de respiración clavicular, notando el movimiento de tu clavícula.

Cuando te sientas listo, más relajado, regresa a la técnica de espiración, realizando ese ciclo por dos a cuatro veces. Luego, retorna lentamente a la realidad, sin incorporarte de pronto, pues podrías marearte.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer la Técnica de Relajación con Respiración Clavicular, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social