Técnica de Relajación con Respiración Abdominal

Respiración Abdominal, una Técnica para Relajarnos

La respiración no es sólo un acto reflejo que permite nuestra subsistencia. Es nuestro motor de vida, y es la herramienta más útil y directa que poseemos para nuestra relajación, nuestra concentración, y todo nuestro bienestar.

Hay muchas técnicas de respiración guiada que nos pueden energizar, relajar, concentrar, renovar o recuperar el equilibrio. Hoy aprenderemos la técnica de respiración abdominal.

¿Qué es la técnica de Respiración Abdominal?

Tenemos tres maneras de respirar: la abdominal, la clavicular, y la costal. La respiración abdominal es la técnica de respiración en la cual el aire inhalado hace aumentar el tamaño de nuestro abdomen, llevando el aire en esa dirección, sin "inflamar" el pecho al respirar. Es también llamada "respiración diafragmática", y es una de las técnicas de respiración relajante del Yoga.

La respiración abdominal o diafragmática es una de las más relajantes. Estimula la circulación sanguínea y el ritmo cardíaco, y activa el funcionamiento de los músculos abdominales, así como de los órganos de esta zona corporal.

Cómo hacer la Técnica de Relajación con respiración abdominal

Primero, inicia con la técnica de espiración. Siéntate cómodamente en una silla, con la espalda erguida pero cómoda, y los brazos a los lados o sobre las rodillas. Cierra los ojos, liberando tu mente de pensamientos por un instante, e inhala lentamente, hasta llenar tus pulmones de aire por completo. Mantén el aire unos tres segundos, y exhala lentamente. Exhala hasta que no quede ni una gota de aire en tus pulmones. Mantente así por uno o dos segundos, y repite la técnica una o dos veces más.

Ahora, comienza con la técnica de respiración abdominal: inhala, llevando el aire hacia tu vientre, haciendo que se abulte lentamente. Puedes hacerlo sentado o recostado, en cualquier momento o lugar. Hazlo sin ocupar tu mente de problemas, lentamente, con un ritmo que no se vea interrumpido. Al llenar tu capacidad pulmonar, mantén el aire con el abdomen inflamado uno o dos segundos, y luego exhala lentamente. Al exhalar, nota que tu abdomen se va deshinchando lentamente, volviendo a su estado normal sin movimientos forzosos.

Conforme desarrollas la técnica, lleva tu atención hacia tu abdomen y sus músculos. Concéntrate en los movimientos que hace tu vientre, y en el sonido de tu respiración únicamente. Si en el ambiente hubiera estímulos que te dificulten la tarea, procura mencionar la palabra ON u OM mientras exhalas, ya que esto hará vibrar tu caja torácica y te ayudará a concentrarte sólo en ese sonido.

Haz este tipo de respiración unas cinco veces como mínimo, mientras tu cuerpo se vaya sintiendo más relajado. Cuando te sientas listo, vuelve a practicar la técnica de espiración, hasta volver lentamente a la realidad. Cuando estés listo, abre tus ojos, y ponte de pie lentamente (ten cuidado, pues podrías marearte si lo haces demasiado rápido o demasiado pronto).

Ya puedes continuar con tu jornada, más relajado y con nuevas energías, simplemente siguiendo esta técnica de respiración abdominal.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer la técnica de relajación con respiración abdominal, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?
16 valoraciones.
El 88% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social