Cómo hacer Jabón Negro

Receta de Jabón Negro Casero

El jabón negro, también conocido como jabón africano negro (o solamente “jabón africano”) es un producto con un gran potencial para la belleza y la salud. Recibe su nombre a partir de los ingredientes utilizados para su formulación, y su característico color oscuro es el responsable de su denominación.

Conoce todos los aportes que recibirás con cada baño caliente, y cómo puedes elaborarlo en casa, muy fácil, y escogiendo tus ingredientes favoritos de acuerdo a tu tipo de piel, necesidades o preferencias.

Beneficios del jabón negro

El jabón negro posee las siguientes propiedades que seguro querrás aprovechar:

  • Protege la piel del fotoenvejecimiento y combate la acción de los radicales libres (que provocan el envejecimiento prematuro)
  • Aporta numerosos antioxidantes, evitando arrugas e imperfecciones
  • Mejora la tonicidad de la piel y su textura, dejándola tersa y brillante.
  • Matiza las descoloraciones del cutis, unificando su color.
  • Ayuda a reducir la inflamación.
  • Alivia las irritaciones, incluyendo sarpullidos, enrojecimientos y resecamientos, además de las producidas por el afeitado.
  • Limpia la piel de un modo saludable, combatiendo el acné y previniendo la formación de puntos negros y espinillas.
  • El jabón negro ayuda a minimizar los síntomas visibles del eccema y de la psoriasis.
  • Posee propiedades antibacteriales y antifúngicas.
  • Es muy efectivo para retirar el maquillaje al final del día, por sus ingredientes oleosos de gran potencial de higiene.
  • Por su composición, es un gran exfoliante natural para las zonas más delicadas del cuerpo.
Receta para hacer jabon negro. Cómo preparar jabón negro africano en casa. Pasos para fabricar jabón negro casero.

© Depositphotos.com/luisapuccini

Imagen 1. Haz jabón negro con la mezcla que prefieras, ya sea con lejía de cenizas de bananas o vainas de cacao, y con aceites a elección.

Preparando la lejía de base

Para preparar jabón negro, lo primero que debes hacer es crear una lejía casera. En reglas generales, en la fabricación de jabones se utiliza hidróxido de potasio, y en la elaboración tradicional se utiliza un compuesto hecho con agua de lluvia y cenizas.

Para hacer tu propia lejía utilizaremos cáscaras de banana o plátano (también sus hojas, si las consigues) o bien vainas de cacao, ambas fuentes ricas de potasio. Necesitas tantas como encuentres, así que ve conservando en el congelador por algunas semanas.

Seca en el horno las cáscaras o las vainas (o ambas) sobre una placa para galletas o una rejilla, o bien en una tostadora, con cuidado de no quemarlas. Cuando estén bien tostadas y secas, que se rompan fácilmente, retíralas, déjalas enfriar en la encimera (para que terminen de secarse), y luego tritúralas bien.

Pon las “cenizas” de banana o de cacao en un bidón, botellón plástico o cubeta plástica grande, llenando aproximadamente 3/4 de su capacidad. Agrega agua destilada, de lluvia, de manantial o filtrada, hasta completar la capacidad de la cubeta, cubre y deja macerar allí por algunos días, fuera del alcance de niños y animales.

Usando guantes y gafas protectoras, (ten en cuenta que esta mezcla puede ser cáustica e irritarte. Recuerda que puedes frenar la irritación con un poco de vinagre en un paño limpio) prueba si la mezcla ya está lista. Sólo pon un huevo crudo: si se hunde, aún le falta maceración; si flota aunque no del todo, ya estará lista; y si flota sobresaliendo del líquido, debes agregar más agua.

Filtra la preparación con un paño de tela o un tamiz fino, para descartar sólo la mayor parte de las cenizas, y reserva la lejía casera en un contenedor de buen cierre, alejada del alcance de niños y mascotas, y bien etiquetada.

Cómo hacer jabón negro casero

En una olla de dos litros de capacidad, pon la mezcla de aceites que quieras para preparar tu propio jabón negro. Puedes hacer una versión simple con 3 tazas de aceite vegetal (o usa grasa animal, según la receta tradicional) y 1 taza del aceite de base elegido.

Otra versión mucho más completa y nutritiva es poner en la olla 250 gramos de mantequilla de karité, 70 gramos de aceite de palma, 70 gramos de aceite de almendra de palma, y 70 gramos de aceite de coco. Calienta suavemente para fundir e integrar ambos compuestos.

Usando elementos de protección y con una olla de acero inoxidable, mide y calienta suavemente unos 250 cm3. de la lejía casera y, ya tibia o levemente caliente, ve agregando de a 1/2 taza la mezcla de aceites. Revuelve para integrar muy bien, mientras cocinas en un hervor muy suave durante unos 10 minutos, en una zona ventilada.

Cuando comience a verse cremoso y tome algo de consistencia (también verás que dentro de la olla comienzan a formarse algunos cúmulos de jabón), vierte en tus moldes para jabones caseros. Cubre con papel encerado, sin dejar aire entre el jabón y el papel, y deja reposar por uno a dos días, según la humedad del ambiente.

Cuando la barra o las piezas hayan tomado cierta rigidez, desmóldalas y ponlas entre dos trozos de papel encerado, para que terminen de secarse, durante unas 3 a 5 semanas, más si lo notas necesario.

Ya secas y listas, envuelve estas barras de jabón negro casero en papel de hornear o encerado para obsequiar, y conserva en un sitio seco (o dentro de contenedores herméticos) para dar belleza y salud a tu piel cada día.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Jabón Negro, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social