Cómo hacer Jabón de Vino Tinto

Cómo hacer Jabón Casero de Vino Tinto

Si sobró una pequeña copita de vino de la cena de anoche, no la botes por el drenaje y, en cambio, aprovéchala para hacer este jabón de vino tinto fenomenal.

Es que hacer jabones caseros es una idea sensacional que puede ayudarte a relajar la mente en los fines de semana, personalizándolos para crear obsequios, y hasta ser parte de tu emprendimiento comercial con muy baja inversión. Sólo toma nota de esta receta y haz tu propio jabón casero con vino tinto fácilmente.

Precauciones

Para fabricar estos jabones debes tener mucha precaución, tomando las medidas de seguridad necesarias. Siempre usa gafas y barbijo para evitar la irritación de ojos y mucosas, y prepáralos en zonas ventiladas, lejos de niños, animales y personas sensibles.

Consulta con un especialista si quisieras agregar compuestos no mencionados en esta lista, y con tu médico si presentas irritación, sensibilidad o reacciones de cualquier tipo, ya sea durante o después de la fabricación, y especialmente durante su uso.

Jabón de vino tinto artesanal. Pasos para elaborar jabón de vino tinto casero. Cómo preparar un jabón de vino tinto casero.

© Depositphotos.com/Timmary

Imagen 1. Aprovecha los restos de vino tinto para hacer jabones caseros de diferentes colores y aromas.

Lista de ingredientes y materiales

Al elaborar jabón de vino tinto, recuerda multiplicar o dividir las cantidades según el tamaño de tus moldes o las unidades que quieras fabricar. Necesitarás estos ingredientes para obtener una pastilla común:

  • 120 gramos de aceite de coco ya fundido a baño María
  • 30 cm3 de aceite de castor
  • 90 cm3 de aceite de arroz integral
  • 175 cm3 de aceite de oliva
  • 60 gramos de mantequilla de cacao
  • 50 cm3 de vino tinto con bajo contenido de azúcar, congelado
  • 70 cm3 de agua
  • 60 gramos de lejía / hidróxido de sodio

Cómo hacer jabón de vino tinto casero

Este proceso puede ser peligroso, así que te recomendamos prestar atención y aplicar precaución a cada paso que des, y recuerda usar siempre tus gafas y barbijo de seguridad. Abre una ventana para trabajar en un sitio ventilado, y mantén lejos a los niños, los animales y las personas sensibles.

El vino tinto contiene un alto grado de azúcar, por lo que puede alterar la reacción productora de calor durante la fabricación del jabón, así que te recomendamos elegir uno con el menor contenido posible de azúcares naturales o agregados.

El día anterior a la preparación (o unas horas antes), coloca la bebida dentro de un cazo y calienta lentamente, revolviendo, para llegar hasta el punto previo al hervor. Cocina a esta temperatura suave por unos 30 minutos, revolviendo ocasionalmente, para poder evaporar el contenido de alcohol. Ya listo, deja entibiar a temperatura de ambiente, y coloca en una bandeja para hacer hielos. Lleva al congelador durante toda la noche.

Al día siguiente, pon dentro del lavabo de la cocina un contenedor alto y resistente al calor, para poder realizar allí la reacción habitual de la fabricación de jabones caseros. Coloca dentro el vino tinto congelado y el agua, e integra con una licuadora de inmersión. Agrega muy lentamente la lejía, de a una cucharadita por vez, y revolviendo hasta que se disuelva por completo antes de agregar la siguiente cucharadita. Puede que no notes nada al principio, pero pronto la mezcla emitirá calor y se producirá la reacción. Ten cuidado en este punto porque si no agregas la lejía lentamente podrías provocar el efecto de volcán, razón por la cual hemos elegido el vino bajo en azúcares, lo hemos congelado antes, y hemos trabajado dentro del lavabo.

Ya disuelta la lejía, deja que enfríe nuevamente dejando el contenedor dentro de un baño de agua con hielo.

Una vez frío el compuesto de vino, mide y vierte los aceites y la mantequilla en una olla de acero inoxidable, y dale calor suave hasta que todo se funda e integre. Retira del calor y deja entibiar hasta los 30 - 35°C, aproximadamente. Agrega lentamente el compuesto de vino al compuesto oleoso, mientras bates con una licuadora de inmersión hasta obtener una crema opaca, brillante y uniforme (no te preocupes por el aroma que producirá: desaparecerá en algunas horas).

Vierte entonces en moldes para jabones preparados con desmoldante, y deja reposar por 24 horas antes de desmoldar. Colócalos entre dos capas de papel encerado, y dejar curar este saludable jabón de vino tinto casero por 5 a 6 semanas antes de usar, obsequiar o vender.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Jabón de Vino Tinto, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social