Cómo hacer gel de manos y ducha

Recetas para hacer gel de manos y ducha

Cómodo, práctico, invita a que los más chicos aseen sus manos, y suave con todo tipo de pieles. El jabón líquido es una verdadera delicia. Pero ya no debes evitarlo por sus altos costos o por no ir a la tienda a comprarlo: hazlo tú mismo en casa con estas recetas infalibles. Te presentamos dos opciones, un jabón líquido para las manos y un gel para la ducha.

Receta para hacer gel de manos casero

Para hacer este jabón de manos, el cual puedes tener en el baño, en la cocina o guardarlo en una caja de obsequio, coloca en un recipiente 4 gr de espesante para jabones, preferentemente de acacia y goma xantana. Agrégale 220 ml de agua pura, si es de manantial o mineral mejor, y bate con un procesador manual (no batidor de alambre) hasta emulsionar completamente.

En otro contenedor coloca 1 gr de conservante natural (sodio benzoate) y 15 gr de glicerina natural vegetal. Disuelve muy bien con una espátula o cuchara hasta que ya no notes grumos. Luego, agrégale 20 ml de agua pura, y vuelve a mezclar para integrar y notar que va quedando más translúcido. Finalmente, añade 20 gr de un tensioactivo natural, mezcla para integrar, y vierte la preparación al primer contenedor, con el agua y el espesante.

Agrega aceite esencial de almendras, para lograr un jabón que deje tu piel sensacional, y aceite esencial de árbol de té, para que sea más higiénico (no menos de 20 gotas de cada uno), y unas gotas de los aceites esenciales que prefieras (de salvia, de lavanda, de romero; unas 5 a 7 gotas de cada uno). Bate bien para integrar y vierte toda la preparación en un contenedor con dosificador, para poder regular la cantidad y dejar tus manos suaves, nutridas y bellas.

Receta para hacer gel de ducha casero

Para hacer un jabón líquido para la ducha que nutra toda tu piel y la deje de maravillas, comienza por rallar o triturar una pastilla de jabón natural (de glicerina o del que prefieras) de 65 gr. Coloca la ralladura en un cuenco junto con 330 a 350 ml de agua pura (mejor si es mineral o de manantial).

Usando una procesadora de mano, bate para integrar completamente y lograr una crema liviana y espumosa. Agrega 30 ml de aceite esencial de almendras, unas gotas de aceite esencial de cúrcuma (o cúrcuma en polvo, una pizca) y unas 15 a 20 gotas del aceite esencial aromático que prefieras, por su aroma o por sus propiedades aromaterapéuticas.

Si tu piel es sensible, en este punto puedes agregar unas gotas de ácido láctico, para bajar el pH al nivel deseado, guiándote por tiras de medición. Finalmente, vuelve a batir a baja velocidad con la procesadora (no con batidor de alambre) y vierte en un envase con dosificador, para poder disfrutar en tu ducha diaria y dejar tu piel bellísima, nutrida y bien saludable.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer gel de manos y ducha, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 86% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social