Cómo hacer garrapiñadas de almendras

Receta para preparar garrapiñadas

Ya que hemos aprendido a elaborar garrapiñadas de maní o cacahuate, ahora aprenderemos a dar un paso más allá en la preparación de esta delicia; haremos riquísimas garapiñadas de almendras, para deleitarnos en las frías tardes de invierno, en familia o entre amigos.

Ingredientes necesarios de la receta

150 gramos de almendras naturales (sin salar).
250 gramos de azúcar.
Esencias y extractos, a tu gusto, como de vainilla, de caramelo, o de chocolate.
Un pocillo tamaño café de agua (unos 50 cc).
Una olla de fondo grueso, o una paila de cobre, si fuera posible.
Una simple cuchara de madera (la mejor opción para revolver, porque evita que la preparación se modifique o pegue).

Cómo preparar la garrapiñada

  • El primer paso es preparar las almendras. Hay que quitar la cáscara dura (si la tuvieran) y poner a hervir agua. Cuando esté hirviendo, apagar el fuego y colocar de golpe un puñado de almendras, o todas, según la capacidad de la olla o del jarro. Déjalas allí unos dos a cuatro minutos, y quitar las almendras del agua, pasándolas por un colador.
  • Llévalas a un trapo seco, y frótalas para secarlas, verás que la piel fina se quita muy fácilmente. Ahora sí, con las almendras ya peladas por completo y bien secas, puedes comenzar a preparar tus garrapiñadas de almendra.
  • Coloca el azúcar blanco en la olla elegida. Recuerda que el azúcar, al calentarse, se suele pegar al fondo de la olla, por lo que puedes utilizar alguna olla vieja, cuyo deterioro no lamentes, y que puedas raspar bien para limpiar. Si consiguieras una paila o algún elemento de cocción de cobre, será mucho mejor.
  • Lleva el azúcar al fuego caliente, agrega de golpe el agua, y coloca las almendras. Inmediatamente, comienza a revolver y mezclar el azúcar y las almendras, en todas direcciones. Esto permitirá airear el azúcar y modificar su temperatura. Al bajar de golpe la temperatura del azúcar, evitarás hacer caramelo y, en su lugar, el azúcar se irá cristalizando, obteniendo una textura de caramelo rugoso, ideal para la garrapiñada.
  • Con algunos minutos de cocción, y revolviendo sin parar, las almendras se irán recubriendo con una capa de este caramelo rugoso. Cuando el caramelo esté oscuro y de color café, retira la garrapiñada del fuego, y coloca las almendras recubiertas en un papel enmantecado, separándolas entre sí, para que no se peguen.
  • Para facilitar la labor, puedes colocar el papel sobre la piedra o el mármol de la cocina. También puedes humectar apenas esta piedra con unas gotas de aceite, para colocar allí las almendras y evitar que se peguen entre sí.
  • Cuando enfríen, guarda las almendras garrapiñadas en bolsas plásticas o en contenedores de cierre hermético, por hasta 6 meses. ¡Y a disfrutarlas!

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer garrapiñadas de almendras, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

2 valoraciones. El 100% dice que es útil.