Cómo hacer Exfoliantes Caseros

Cómo hacer exfoliantes caseros fáciles, económicos y saludables

Para hacer exfoliantes caseros que sean seguros con tu tipo de piel, debes aprender a elegir los mejores ingredientes. No se trata sólo de repetir la misma receta de una a otra persona: necesitas prepararlos de acuerdo a tu tipo de cutis, y cumpliendo con el propósito que buscas.

Aquí te contamos cuáles son los mejores ingredientes, y cinco recetas de exfoliantes caseros que seguro querrás probar.

Ingredientes fundamentales para preparar exfoliantes caseros

Hay 2 ingredientes que no pueden faltar en tus exfoliantes caseros: el exfoliante en sí (este es el ingrediente que “raspa” la piel, permitiendo desprender las células muertas y las suciedades de los poros) y el medio oleoso (que facilita la aplicación sin disolver el anterior). Después, puedes agregar otros complementos, como frutas, vegetales o semillas.

5 recetas caseras para hacer exfoliantes. Cómo exfoliar el rostro y cuello con productos caseros. Recetas naturales para hacer exfoliantes

© Depositphotos.com/belchonock

Imagen 1. Prueba hacer exfoliantes caseros con café molido, avena, miel, bananas y otros ingredientes naturales

Para el exfoliante, la recomendación general es escoger entre sal o azúcar. Lo mejor es usar sal yodada de mesa en granos intermedios o finos, o sal marina de lava negra. Entre los azúcares, los mejores son el blanco refinado y el moreno.

En cuanto a los aceites ideales para hacer exfoliantes caseros, los más recomendados son el de oliva, aguacate, almendra, cártamo y de coco. Éstos son más naturales que los refinados vegetales, nutren la piel, y tienen poderes antibacteriales naturales.

  • El aceite de oliva es el mejor para el cutis seco y no tapa los poros
  • el aceite de cártamo es ideal para la piel grasa, y alivia el cutis irritado sin tapar los poros
  • El de almendras reduce los efectos de los rayos solares ultravioleta y mejora el tono de la piel
  • El de aguacate es más nutritivo, y permite mantener la humedad del cutis
  • El aceite de coco es el ideal para pieles maduras o maltratadas

Incorporar a tu exfoliante casero frutas y vegetales los hará más nutritivos y efectivos, según la meta que busques alcanzar con ellos. Algunas opciones muy bien apreciadas son:

- Fresas: Dan brillo y unifican el tono de la piel.
- Kiwi: Otorgan brillo, y sus semillas potencian la acción de exfoliación.
- Limón: Higieniza la piel y aclara el tono.
- Pepino: Reduce la inflamación y la retención de líquidos.
- Piña: Es ideal para combatir el acné naturalmente y para disolver células muertas.
- Tomate: Protege la piel de los rayos solares nocivos.

5 recetas de exfoliantes caseros

Para hacer la base de estos productos, elige tu agente exfoliante y el aceite más adecuado para tu tipo de piel y condición.

En un contenedor plástico o de vidrio bien limpio, seco y con tapa de buen cierre, mezcla muy bien 2 partes del ingrediente exfoliante, 1 parte del aceite, y media a una parte de las frutas o vegetales (opcional). Para ello, lava, pela si fuera adecuado, o pica tan finamente como puedas. También puedes pisarlas con un tenedor para reducir a un puré liviano.

Ya todo integrado, conserva en la nevera por hasta 2 semanas, menos si agregas las frutas frescas.

1. Exfoliante casero para aclarar la piel y protegerla: Evita que los rayos solares sigan acumulando sus nefastos efectos en tu piel. Mezcla dos partes del exfoliante de azúcar que prefieras, una parte del aceite adecuado (si puedes, una de cárcamo) y media parte de kiwi sin piel, picado o procesado para reducir a puré, procurando no romper sus semillas.

2. Exfoliante para aclarar y tonificar la piel: Para lograr un cutis de cualquier zona del cuerpo de un tono claro y bien tonificado, prueba con este exfoliante casero preparado con dos partes de azúcar, una parte de aceite (si puedes, usa el de almendras) y media a una parte de fresas, sin el cabito y hechas puré con un tenedor, para conservar enteras sus semillas, aunque también puedes procesar con una licuadora de inmersión.

3. Exfoliante para una limpieza profunda: Si hace ya algún tiempo que no exfolias adecuadamente la piel y necesitas hacerle una limpieza en profundidad, prueba hacer este producto mezclando dos partes de sal marina de lava negra, una parte del aceite más adecuado para tu tipo de piel, y media a una parte de pulpa de piña fresca, procesada para facilitar su integración.

4. Exfoliante casero para humectar y tonificar: En el contenedor elegido, (o en un bol que no sea metálico), mezcla dos partes del exfoliante de sal, una parte del aceite adecuado para tu piel (mejor si usas el de oliva), y hasta media parte de tomate sin piel, pisado y reducido a puré. Aplica sobre la piel limpia y seca haciendo un suave masaje circular, deja actuar por 15 minutos, y enjuaga con agua templada.

5. Exfoliante para la piel irritada, quemada o adolorida: Cuando hayas estado demasiado tiempo al sol, sufras alergias no relacionadas a estos ingredientes o te moleste la piel irritada, prueba mezclando dos partes de azúcar moreno, una parte de aceite de aguacate (si no te produce alergia), y una parte de pepino, pelado y procesado en puré, o reemplaza por otro usando tomate triturado y hasta jugo fresco de limón.

Si necesitas más información, te recomendamos nuestro artículo cómo usar exfoliantes, para aprovechar todas las bondades de estos fabulosos productos caseros.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Exfoliantes Caseros, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social