Cómo hacer Colorantes Caseros

Colorantes Caseros de Uso Gastronómico

Si quieres evitar los químicos y compuestos de los colorantes vegetales comerciales, pero buscas dar color a todas tus preparaciones, hoy te enseñamos buenas ideas para hacer colorantes caseros que podrás incorporar a cremas, glaseados, pasteles, pastas y a todos tus platillos favoritos.

Dale color y originalidad a tu cocina, confiando en estas saludables alternativas naturales.

¿Por qué evitar los colorantes artificiales?

Al igual que muchos otros aditivos que pretenden dar sabor, aroma y estabilidad a los productos comerciales, los colorantes artificiales pueden provocar un sinfín de reacciones en el cuerpo por la interacción de químicos y compuestos industrializados.

Muchos estudios los han analizado para demostrar su relación con diversos problemas en la salud en niños y adultos por igual. Algunos resultados sugieren un enlace entre el consumo excesivo de colorantes artificiales y el desarrollo de trastorno de déficit atencional, hiperactividad, daño renal, daño suprarrenal, alergias, el desarrollo de tumores y hasta diversos tipos de cáncer.

Preparación de colorantes caseros de uso gastronómico. Cómo hacer colorantes naturales para cocinar. Cómo dar color a masas con colorantes caseros

© Depositphotos.com/alexandkz

Imagen 1. Usa tus colorantes naturales para hacer que tus niños coman de todo, ¡será más divertido!

Cómo hacer colorantes caseros, naturales y seguros

La naturaleza es una fuente inagotable de recursos seguros para dejar volar la imaginación y lograr creaciones incomparables en la cocina. Podrás aprovechar vegetales, frutas y hierbas para lograr colorantes caseros que sean seguros para consumir, y que sólo aporten bondades a tu organismo. Estas son algunas ideas que querrás tener en cuenta:

Colorantes naturales con frutas y vegetales

Para hacer tus colorantes caseros puedes usar frutas y vegetales limpios y secos. El procedimiento es bastante similar en todos ellos: necesitas licuarlos o procesarlos para reducirlos a una pasta liviana (agregando agua cuando fuera necesario) y luego filtrar por un tamiz (colador) de malla fina, o verter la pasta sobre un paño limpio, gasa o tela para quesos, presionando para obtener sólo el líquido concentrado. Así, obtendrás colorantes caseros líquidos que no aportarán el sabor de la fruta o el vegetal a tus preparaciones, y que puedes usar como están, o concentrar a una textura más pastosa.

  • Los que se procesan o licuan solos incluyen las frutas de pulpa (piña, mora, frambuesa, melocotón y otras – con los que lograrás extractos de colores amarillo, morado, rojo y naranja, respectivamente).
  • Los que se procesan o licuan con agua incluyen los vegetales de hoja (espinaca, acelga y otros), las zanahorias y todo vegetal cuya carne no sea demasiado acuosa. Con ellos lograrás colorantes caseros verdes y anaranjados.

Nota: También puedes usar un extractor de jugos, filtrando luego con el paño limpio para obtener sólo el concentrado.

Colorantes caseros con cocción

Algunos vegetales pueden cocinarse en agua para dar más atractivo a sus comidas, sin aportar su sabor. Además, con ellos lograrás colores algo más difíciles de lograr. Un buen ejemplo es el colorante casero y natural azul, que se logra cocinando en suficiente agua hojas limpias de color rojo (repollo colorado).

Pon las hojas en una olla, agrega una taza de agua, y cocina hasta que esté a punto de hervir. Recupera entonces el líquido (de color morado fuerte, en este momento) y fíltralo muy bien. Agrega después un cuarto de cucharadita de bicarbonato de sodio y revuelve muy bien: por la interacción del pH de ambos compuestos, el líquido tomará un color azul genial.

Cómo lograr colorantes naturales de mayor textura

Algunas recetas no requieren de líquidos (como muchas cremas y glaseados), otras sólo los aceptan en pequeñas cantidades (como las pastas, los panificados o la bollería), por lo que no sería conveniente utilizar el líquido resultante del filtrado a presión que hemos hecho antes. Funcionará de lujo para dar tonalidad a bebidas, gelatinas y postres, sustituyendo la cantidad de agua por la del extracto obtenido.

Para dar una textura pastosa y más espesa a tus colorantes naturales necesitas reducirlos. Simplemente, viértelos en una olla de fondo grueso, limpia, y lleva al calor bajo. Con algo de paciencia, y revolviendo regularmente con una espátula que no sea de metal, podrás evaporar todo el líquido y obtener una crema para incorporar a cualquier preparación, libre de químicos y peligros para la salud, con colorantes caseros de tus tonos favoritos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Colorantes Caseros, te sugerimos que visites nuestra sección Trucos.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 25% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social