Cómo hacer chocolate en polvo casero

La tarde está fría, el cielo algo nublado, y corre una brisa invernal que parece capaz de cortar el sueño y el cabello. Regresamos a casa, nos quitamos el abrigo, y desesperadamente buscamos el confort de hogar, poniendo el agua a calentar, y preparando nuestra mente y nuestro cuerpo para disfrutar de una deliciosa taza de chocolate caliente.

Nada habla del invierno y de la calidez de hogar, como una rica taza de chocolate caliente, tal como lo preparaban nuestras abuelas, o también preparaciones más rápidas que involucran barras de chocolate disolviéndose con paciencia en taza de leche caliente.

Pero hoy, en estos tiempos modernos, apelamos a preparaciones más simples. Vamos al mercado y compramos una caja de chocolate para preparar, un polvo previamente mezclado al que sólo debemos agregar agua caliente o leche a la temperatura ideal. Y si bien esta es una gran solución, a menudo nos sucede de no encontrar el gusto exacto en estas mezclas secas del mercado.

Algunos son demasiado dulces, otros poseen una textura azucarada, otros, simplemente, no poseen tanto sabor como quisiéramos... Pausa.

Deja todo eso de lado, pues hoy aprenderemos a preparar nuestra propia mezcla de chocolate caliente, un polvo siempre listo en un frasco en la alacena, aguardándonos en casa.

El primer paso para hacer nuestro propio polvo de chocolate es lavar a la perfección un frasco de vidrio de tapa hermética, a rosca. Si la tapa fuese vieja o no tan hermética, refuérzala con un disco de papel manteca o de isopor fino por dentro. Luego, coloca los ingredientes de tu propia mezcla seca para chocolate caliente.

En primer lugar, escoge una medida. Cuando hablamos de "medida" es la que elijas, igual para todos los ingredientes. Puede ser una cuchara, un pote de yogurt, un pocillo, etc. Añade una de esta medida de leche en polvo o deshidratada: puedes escoger una entera o descremada, a tu gusto. Luego, coloca una medida de cacao en polvo. Puedes rallar chocolate de taza en barra, o usar mezclas del mercado. Si no hay una que sea del todo a tu gusto, puedes mezclar, por ejemplo, media medida de cacao en polvo dulce, y media medida de cacao amargo en polvo.

A continuación, agrega azúcar. Puedes colocar una medida, media medida, o la cantidad de azúcar que prefieras, dependiendo de cuán dulce te gusta el chocolate caliente. Utiliza azúcar blanco granulado, ya que el azúcar glass podría hacer la mezcla demasiado dulce, y el azúcar rubio y el moreno podrían resultar demasiado sosos.

Finalmente, agrega crema en polvo, o bien una premezcla de las que prefieras. En el mercado puedes hallar premezclas sabrosas de capuchinos, de chocolates, o creamers de todo tipo. Agrégala a tu mezcla, para obtener una sabrosa espuma de crema en cada preparación.

El siguiente paso para crear nuestro propio polvo de chocolate es agregar los sabores extra que prefieras, a tu gusto. Hay quienes gustan de agregar café instantáneo en polvo, y quienes prefieren añadir canela en polvo, anís, menta seca, esencia de naranjas o ralladura seca de cítricos varios.

Coloca la tapa y mezcla bien.

Para preparar este chocolate en polvo casero, pon una o dos cucharadas en una taza, agrega unas gotas de agua y revuelve la mezcla, para lograr una preparación bien cremosa. Luego, completa la taza con agua o leche caliente, y disfruta de un delicioso chocolate con sabor hogareño.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer chocolate en polvo casero, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

31 valoraciones. El 42% dice que es útil.