Cómo hacer Cheesecake Casero

El cheesecake es un postre o tarta dulce muy famoso e irresistible. En esta nota veremos cómo hacer cheesecake casero con una receta simple y clásica.

Cómo hacer Cheesecake Casero

Cómo hacer Cheesecake Casero

Receta clásica para hacer cheesecake

El cheesecake, o pastel de queso, es una delicia absoluta. Es un postre liviano, del gusto de grandes y chicos por igual. Y contrariamente a lo que su nombre podría indicar, es un placer muy dulce y delicioso. Aprendamos a hacer un clásico cheesecake, fácil y delicioso.

Ingredientes:

Para esta versión de 12 porciones, necesitarás una y media tazas de migajas de galleta (de vainilla o chocolate, a tu gusto, y bien molidas), tres cucharadas de mantequilla derretida o a punto pomada, y un cuarto de taza de azúcar blanco común para hacer la masa de base.

Para el relleno, necesitarás 600 gramos de queso blanco o queso crema, una lata de leche condensada, 4 huevos enteros, dos o tres cucharadas de harina común, 200 gramos de crema agria (opcional), y un chorrito de zumo de limón, con su ralladura.

Cómo hacer Cheesecake Casero
Receta clásica para hacer cheesecake. Cómo preparar la base del cheesecake. Cómo hacer el relleno del cheesecake.

"Para la base debes lograr una masa compacta y algo seca, ya que no se estira a palote sino que se coloca de a porciones al molde."

Finalmente, necesitas una mermelada de frutos rojos para la cobertura, aunque puedes adaptar este sabor a tus preferencias, o hacer un cheesecake de varios sabores.

En cuanto a los materiales, necesitarás un molde (desmontable) para el horno, una batidora espaciosa (o una batidora de mano con un contenedor espacioso), rallador, cuchara y mucha dedicación para lograr un preparado delicioso.

Cómo preparar la base del cheesecake

Comienza por derretir la mantequilla, reservándola mientras mueles las galletas hasta reducirlas a polvo. Mézclalas con el azúcar, y une agregando la mantequilla de a poco. Debes lograr una masa compacta y algo seca, ya que no se estira a palote sino que se coloca de a porciones al molde (enmantecado y enharinado), uniendo con presión con las palmas de la mano o el dorso de una cuchara.

"Cubre con una capa no tan delgada de mermelada o gelatina de frutos rojos, frambuesas, frutillas o fresas, cerezas, o bien del sabor que prefieras."

Prepara en el molde la base y las paredes laterales de esta masa, y lleva a la nevera para que se enfríe y endurezca un poco, mientras precalientas el horno a 180°C. Cuando alcance la temperatura, hornea la masa unos 6 a 8 minutos para que tome consistencia. Retira y deja enfriar.

Cómo hacer el relleno del cheesecake

En el tazón de la batidora, coloca el queso blanco o el queso crema y la leche condensada, y enciende el aparato. Ve agregando los huevos, de a uno, y la harina de a cucharadas, tamizadas para evitar que se formen grumos. Ve añadiendo la ralladura de piel de limón y el zumo. Cuando la preparación se haga homogénea, vierte con prolijidad sobre la masa de galletas, ya fría o apenas tibia.

Vuelve la preparación al horno por unos 40 a 45 minutos, o hasta que notes que la masa se ha dorado. Retira de la cocción y, aún caliente, puedes bañar por encima con la crema agria. Luego, deja entibiar y cubre con una capa no tan delgada de mermelada o gelatina de frutos rojos (frambuesa, frutillas o fresas, cerezas, o bien del sabor que prefieras), y lleva a la nevera para que se enfríe bien antes de servir.

Para facilitar el corte, hornea en un molde desmontable, y disfruta de este clásico cheesecake casero.