Cómo hacer Capelinas para Helados

Receta de capelinas para helados

En los meses del verano, antes del comienzo de clases, podemos aprovechar para extender la sensación de las vacaciones, y deleitarnos con ricos helados, caseros o comprados, presentados en capelinas de galleta, bien decoradas, como si las estuviéramos degustando en alguna playa, mirando el mar.

Por supuesto que no es una receta exclusiva de esta época de calor. En invierno, porque no, también podemos darnos el gusto de disfrutar de un exquisito helado, o bien servir diversos postres sobre estas capelinas en reemplazo de las compoteras.

Ingredientes de la receta

1 huevo.
1 taza de harina.
1 taza de leche.
1 pizca de sal.
2 tazas de azúcar.
Compoteras o cualquier molde similar.

Cómo hacer las capelinas para los helados

La preparación de la masa es similar a la de panqueques o creppes. Batimos el huevo, agregamos una pizca de sal y el azúcar. Seguimos batiendo y añadimos la leche y luego la harina, que puede ser tres o cuatro ceros, tamizada.

Todo esto se mezcla con tenedor o batidor de alambre, procurando una preparación bien suave y lisa, sin grumos, y de contextura liviana (podemos incorporar más leche si esta demasiado espesa, aunque no debe quedar del todo líquida).

Para cocinar utilizamos una panquequera o alguna sartén antiadherente. Calentamos, pincelamos con manteca (o rocío vegetal de manteca) para que no se pegue la masa, si fuera necesario, y colocamos un cucharón de la preparación.

La cocción es igual a la de panqueques o crepes, pero la masa debe ser un poco mas gruesa, de 2 a 4 milímetros de espesor. Cuando notemos que los bordes se despegan, levantamos apenas con un cuchillito plástico o espátula. La masa debe estar apenas dorada. Damos vuelta y cocinamos del otro lado.

Cuando ya estén listas (doraditas o color arena oscuro), tomamos una compotera (de metal mejor, para evitar accidentes) y ponemos sobre la mesada, boca abajo. Retiramos la creppe del calor, y colocamos sobre la compotera o recipiente de postres, dándole forma con las manos y procurando un peso para hacer una base plana. Una buena manera es colocando encima otra compotera boca abajo, para que conserve la forma.

Dejaremos enfriar bien antes de retirar la masa, para que el azúcar se vuelva a endurecer y haga que la capelina quede con la forma definitiva. Luego, reservamos en algún lugar seco y fresco (no dentro de la heladera) hasta que llegue la hora del postre.

Para servir, armamos las capelinas en el momento de consumir, para no humedecer la masa.

Podemos colocar algunos trocitos de frutas frescas o envasadas (como duraznos, ananá o cerezas), luego algunas bochas de helado (si no contamos con la cuchara para armarlas, podemos hacer kenneles, tomando una porción de helado con una cuchara sopera y luego "tomándola" con otra cuchara de igual tamaño, hasta darles forma triangular o redondeada), y decoramos con una hojita de menta, una vainilla, galleta, chispas de chocolate, o un triángulo realizado con la misma masa de las capelinas, tal como nos la sirven en las heladerías.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Capelinas para Helados, te sugerimos que visites nuestra sección Postres – Dulces - Helados.

Esta nota te fue útil?
35 valoraciones.
El 97% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social