Cómo hacer Agua en Gel para Regar las Macetas

Ventajas del Agua en Gel Para las Plantas

El riego con agua gelificada (también conocido como "gel de agua" o "agua en gel") es ideal para quienes se olvidan de dar un riego regular a sus queridas plantas, para quienes permanecen días fuera del hogar, para los momentos de vacaciones, o para los cultivos jóvenes y las variedades de altas exigencias hídricas.

Esta metodología de riego asegura una humedad constante de la tierra de canteros, macetas y jardineras, sin demasiada interacción.

El agua en gel es un producto que podemos comprar en viveros y tiendas especializadas por bajos precios. El kit inicial incluye un tubo de material plástico, de trama abierta (parecido a los viejos ruleros plásticos), una tapa, y un paquete del gel de agua, listo para ser usado.

Cómo usar agua en gel para macetas

Para utilizar agua en gel para una maceta de grandes dimensiones (hasta 50 cm de diámetro) debemos abrir un hueco en la tierra, para enterrar allí el tubo de malla plástica abierta. Dejaremos unos dos centímetros por sobre la superficie, y luego colocaremos dentro de este tubo el gel de agua. Para ello, simplemente abrimos el paquete contenedor, y lo depositamos dentro del tubo. Colocamos la tapa por sobre el gel, para evitar la contaminación, y simplemente iremos rellenándolo cuando el gel se haya agotado totalmente. Este riego se complementa mejor colocando un sustrato conocido como "hidrocontrol", que posee polímeros que optimizan el mantenimiento de la humedad en la tierra.

El repuesto del gel de agua puede adquirirse en tiendas, ya sea listo para usar, o también en versión seca. Ésta se coloca en un contenedor y se hidrata con agua templada o fría, según el tipo de gel, para colocarse dentro del tubo al momento de su mayor hidratación, según las indicaciones del fabricante.

En las tiendas de decoración y en viveros podrás encontrar geles decorativos para macetas y para floreros. Estas son bolitas o trocitos muy pequeños, de colores o incoloros, que se hidratan y se colocan en floreros translúcidos, de manera decorativa. Puedes utilizarlos como riego gelificado en casos de necesidad, sin inconvenientes.

Cómo hacer agua en gel casero

Ante una urgencia, o si no encuentras geles en los viveros, puedes hacer tu propia agua en gel con gelatina sin sabor.

Ante una salida vacacional, toma un tubo plástico, perfóralo, y colócalo en la tierra. Haz un paquete de gelatina sin sabor según las indicaciones del fabricante, con un extra de agua. Luego, coloca la gelatina ya solidificada dentro del tubo improvisado, para que tus macetas tengan agua gelificada durante tu ausencia.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Agua en Gel para Regar las Macetas, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
70 valoraciones.
El 93% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social