Aceite Esencial de Lavanda Casero

Cómo hacer Aceite Esencial de Lavanda Casero

Para jabones, perfumes y aromatizantes caseros, para darle un toque de aroma a tus sábanas y cortinas, para lo que sea que quieras, este aceite esencial de lavanda casero es justo lo que necesitas. Su aroma es sensual a la vez que relajante, y sus propiedades son más de las que podríamos mencionar en sólo esta nota.

Aprende una técnica simple y rápida para hacer aceite esencial de lavanda, a partir de sus flores naturales que tengas en el jardín o las que te hayan obsequiado.

Elementos necesarios

Para hacer un jarro de este aceite esencial casero necesitarás:

  • Flores de lavanda, frescas y muy aromáticas (aproximadamente 1 taza, sólo las flores sin sus tallos). Si las tienes en casa o un amigo puede convidártelas, mucho mejor. También las conseguirás en florerías o tiendas especializadas de jardinería, o puedes usar flores secas de lavanda, si es lo único que consigues
  • 1 taza de vodka, aproximadamente. No es necesario que sea de la mejor calidad, pero asegúrate de que sea natural y sin sabores agregados. Puedes reemplazarlo por alcohol de 96°, de uso medicinal
  • Un bol o jarra de mayor volumen que el del frasco
  • El frasco de vidrio, con tapa de buen cierre, donde vayas a producir el aceite esencial de lavanda
  • Una espátula o cuchara plástica, de goma, de madera o de silicona (no metálica). Puedes reemplazar estos dos elementos por un mortero grande, si lo tienes
  • Frasco con tapa de buen cierre, de vidrio (preferentemente oscuro) donde almacenar el aceite esencial casero
  • Filtros de papel para café, o de tela (o un género de fibras cerradas, como la tela de viejas sábanas, bien limpia y seca, dispuestas sobre un colador)
  • Una banda elástica
  • Un trozo de tela de gasa (o la misma que uses para el filtro)
Pasos para fabricar aceite esencial de lavanda en casa. Cómo hacer y conservar aceite esencial casero de lavanda.

© Depositphotos.com/yelenayemchuk

Imagen 1. Puedes hacer aceite esencial de lavanda usando flores frescas o flores secas, las que tengas.

Pasos para hacer aceite esencial de lavanda

Para hacer aceite esencial de lavanda casero, comienza por desgranar las flores dentro del bol o del mortero, volcando allí sólo las flores de color violeta y el tallo que las sujeta, sin tallos verdes de los que no soportan las flores. Conservamos los tallos superiores porque poseen fragancia y aceites esenciales. Usando la espátula (o el palo del mortero) aplasta las flores, machacándolas suavemente aunque no del todo, para que comiencen a liberar sus aceites y fragancias sin convertirlas en puré.

Ya aplastadas, vierte en el frasco con tapa de buen cierre, y vuelca encima el vodka o el alcohol medicinal, golpeando suavemente el frasco o moviendo las flores con la espátula para asegurarte de que se humedezcan bien, sin dejar aire en el interior. Llena el frasco dejando sólo un centímetro libre en la boca. Cierra muy bien la tapa, colocando papel film de cocina si lo consideras necesario para lograr un cierre hermético (de lo contrario, el alcohol se evaporaría demasiado rápido).

Guarda el frasco en una alacena o en un sitio de clima templado, al abrigo del sol directo y del frío extremo. Una vez por día agita o mueve el recipiente, para que el líquido se mueva entre las flores y vaya recolectando su aceite esencial y sus fragancias. Con una semana de maceración ya habrás extraído buena cantidad de aceite esencial de lavanda casero, pero recuerda; cuanto más tiempo dejes las flores macerando, mejor aceite esencial obtendrás.

Cómo filtrar y conservar el aceite esencial casero

Una vez que pasaron 7 a 10 días, al menos, ya puedes filtrar el aceite esencial de lavanda. Coloca los filtros de café en la boca del frasco donde lo almacenarás (o prepara el colador con la tela elegida, si fuera el caso) y, con cuidado, vierte el líquido directamente al frasco. Vuelca por último las flores, y presiónalas con la espátula para obtener tanto aceite como sea posible, sin demorarte demasiado (para que no se evapore el alcohol).

Cubre ese frasco con tela de gasa (o el mismo género con el que hiciste el filtro) y sujeta con la banda elástica, para que el alcohol se evapore gradualmente, dejando en el frasco sólo el aceite esencial de lavanda concentrado. Debes dejarlo por una semana, aproximadamente, en un sitio cálido y ventilado. Si notaras sedimentos una vez evaporado el alcohol, puedes volver a pasarlo por el filtro de café, para obtener así el más puro, cristalino y sensacional aceite esencial de lavanda, casero y completamente natural.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Aceite Esencial de Lavanda, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social