¿Se Puede Hablar de Negocios en Familia?

Charlas de Negocios con la Familia

La educación financiera es un tema que no se trata demasiado durante la cena, porque a priori se sabe que trae conflictos. En el 65% de los hogares una sola persona (casi siempre el padre o esposo) es el que maneja las finanzas, y en el resto de los casos los cónyuges en conjunto se encargan del tema.

Cuando se intenta hablar de negocios todavía parece más complicado, porque no es algo que ocurra muy a menudo. Pero no hace falta ser un magnate para sacar este tema de conversación en una reunión o en la mesa, simplemente basta con querer emprender algo, usando los ahorros familiares o necesitando de la inversión de alguno de los miembros con mayor poder adquisitivo.

6 consejos para hablar de negocios en familia

Para evitar conflictos al momento de hablar de negocios con la familia, ya sea la propia o la política, es bueno tener en cuenta los siguientes consejos:

1. Asegúrate de que todos los que participarán de la reunión tengan tiempo suficiente. No se puede comenzar a hablar de negocios cuando tu suegro se está yendo de tu casa o cuando tu hermano tiene que ingresar a su trabajo. Busca el momento en que todos tengan libre para conseguir mejores resultados.

2. Asigna un tiempo puntual: una buena idea son los domingos al mediodía, mientras se hace la comida o después de almorzar. Todos están más relajados y es más fácil de que la conversación sobre negocios familiares vaya por buen rumbo.

3. Anímate a hablar de temas tabú: seguramente sabrás que es lo que está "vedado" en una familia. No tengas miedo a hablar sin tapujos con tus padres, cuñados, hermanos, primos, suegros, etc. si necesitas inversión para tu nuevo emprendimiento, un préstamo para reflotar tu tienda o una ayuda profesional para tu negocio.

4. Elimina cualquier distracción: puede ser la televisión, el teléfono celular, los niños, etc. Todo eso debe quedar lejos de la conversación sobre dinero, finanzas, negocios, proyectos. Así, la atención estará focalizada en lo que estás exponiendo y no se pierde el hilo de la charla.

5. Informa en detalle tus ideas o la situación financiera actual: nadie tiene por qué estar al tanto de lo que ocurre en tu casa, ni siquiera tu pareja si es que no manejan el dinero juntos. Es una buena oportunidad para comentar el presente, pero siempre pensando en el futuro.

6. Sé siempre positivo cuando tengas que resolver un problema. Si tienes que pedir ayuda, piensa que obtendrás una buena respuesta de la otra persona. Y sobre todo, no imagines que se desatará una pelea por ello. Evita los pensamientos negativos, porque no te llevan a ninguna parte cuando buscas hablar de dinero con tu familia.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Hablar de Negocios en Familia, te sugerimos que visites nuestra sección Economía y Ahorro.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social