Cómo crear una lámpara sin consumo

Cómo crear una lámpara natural

El sol es la fuente natural de iluminación más provechosa que tenemos a disposición, y completamente libre de costo. Para utilizarla, sólo debemos procurar aberturas que permitan el paso de los haces de luz hacia los interiores, cosa que logramos con ventanas, tragaluces, claraboyas y ladrillos de cristal. Pero cuando se trata de un cobertizo, una azotea e incluso una casita del árbol, con techo de madera, yeso, chapa o tinglado, el asunto se hace algo difícil. ¡Mucho más cuando no tenemos presupuesto para encarar la instalación de una abertura de luz!

Pero podemos implementar un truco simple, por demás económico y también muy efectivo para procurar iluminación en esos sitios oscuros y cerrados: una lámpara totalmente libre de electricidad. Reúne tus materiales y ponte manos a la obra.

Elementos necesarios

En primer lugar, necesitas algunas herramientas para crear una abertura o perforación en el techo. Si es tinglado puedes lograrlo golpeando con un punzón y un martillo, y luego doblar las partes con una pinza de cortar y de asir; en el caso de la madera, una sierra caladora o un taladro con broca de copa del diámetro adecuado será suficiente. También necesitas algún elemento de fijación, que puede ser simple cinta adhesiva, o yeso, mortero, adhesivo cerámico u otro, lo que tengas a mano.

Por otro lado, necesitarás una botella plástica de refrescos, de preferencia una incolora (como suelen ser las de cola). Una de 1,5 litros de capacidad será ideal. En este caso, necesitarás dos partes de agua del grifo o filtrada (1 litro), y una parte de lejía, lavandina o cloro puro (500 cc). Un embudo y los elementos que consideres necesarios serán el complemento final.

Instalando una luz sin costos

Comienza por crear la abertura del techo, lo suficientemente amplia como para que quepa la parte más ancha de la botella, pero justa en su tamaño para poder fijarla. Si quieres, puedes perforar la parte superior de la botella o atarla con alambres para asegurarla desde el exterior del techo, por seguridad, aunque queda a tu preferencia.

Ya creada la abertura, coloca la botella dejando tres cuartos de su altura hacia el interior, en sentido vertical, y sólo un cuarto por fuera del techo, en contacto directo con la luz solar. Fíjala a la perfección, verificando que si das pequeños jalones desde dentro no se suelte ni caiga.

Una vez fija, llena la botella con dos tercios de su capacidad de agua filtrada, y un tercio de lejía, cloro o lavandina (cualquier blanqueador potente servirá). Mezcla con un palito, si prefieres, y cierra bien para que no se evapore (si hiciste perforaciones, cúbrelas con silicona caliente).

La lejía, distribuida por el agua, tiene la capacidad de absorber la luz solar y de refractarla. Ya que en el interior hay oscuridad, la luz “entrará” en la botella y “saldrá” por su base y laterales, creando una luz equivalente a un bombillo de 55 watts en un día de sol, lo suficiente como para tener seguridad y poder estar en ese lugar, y no en penumbras. ¡Además puedes colocar todas las botellas que quieras!
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Guía para crear una lampara en el techo que no consume electricidad, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social