Cómo Guardar los Collares Sin Enredarlos

Cómo guardar los collares sin enredarlos

Los sistemas de guarda de los collares y cadenas pueden llegar a ser un alivio para nuestros alhajeros, ya que impiden que los finos colgantes se enreden, obligándonos a pasar minutos (¡horas!) entregados a la tarea de desenredarlos, perdiendo la paciencia en el intento.

En el mercado podemos encontrar árboles tallados o muñecas de estilo figurines para colgar nuestros collares, pero cuando poseemos una gran cantidad, terminamos por encimarlos unos a otros, perdiendo la utilidad de estos artefactos. Por eso, aquí te damos dos ideas para tener tus collares siempre listos para ser usados, sin problemas.

La primera técnica es una que nos permite tener los collares colgados, preferentemente al dorso de una puerta de placard. Necesitamos un trozo fino de madera, o bien de corcho en plancha, y algunos clavos pequeños o tachuelas decorativas. Acondicionamos la superficie (lijándola, pintándola, quemando o tratando sus bordes), y colocamos los clavos que fueran necesarios, en líneas rectas, separados un centímetro uno del otro, y alternándolos en la siguiente fila, ubicada unos 3 a 5 centímetros por debajo.

Podemos utilizar cada uno de estos clavos para colocar una cadena o collar por cada uno, y separarlos por estilo o color. Luego, adherimos o clavamos la superficie a la parte interior de la puerta de un ropero, y procuramos una tela o plancha de tela plástica para proteger nuestros colgantes. Para colocarla, tomamos una tela del mismo tamaño de la superficie más dos a tres centímetros a lo alto, los cuales adheriremos al dorso de la superficie de la pieza. Luego, podemos colocar algunos trozos de abrojo o velcro en el extremo inferior de la pieza para que al cerrar la "tapa" los colgantes queden inmovilizados.

La segunda técnica es para la guarda sin colgar, sino dentro de un alhajero o cajón. Utilizaremos un recorte rectangular de tela de forrar o de tapicería, o bien de cuerina u otra tela gruesa. Con cintas o cordeles, haremos una suerte de pespunte unos dos centímetros por debajo del borde superior (que será uno de los extremos más largos), haciendo "orejas" por las que introduciremos los collares. Luego, podemos colocar otra cinta (sin hacer pespunte, sino sujeta de sus dos extremos solamente) hacia el centro de la tela, y otra hacia la parte inferior.

Así, cuando coloquemos cada collar, lo haremos pasar por al menos dos cintas o cordeles, ya sea por la superior y la inferior, o por la superior y la central. Luego, sólo enrollamos la tela de soporte y la cerraremos con una cinta o un trozo de velcro. Luego, para retirar un colgante, desplegamos la pieza sobre la mesa o la cama, y tendremos todos nuestros colgantes separados unos de otros, y bien a la vista.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Guardar los Collares Sin Enredarlos, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social