Una buena guarda para ahorrar en gastos

Guardar bien para ahorrar mejor

La guarda es parte importante de la planificación de la economía hogareña, ya sea que se trate de ropa, alimentos o de muchos tipos de elementos y recursos. Una buena guarda puede ser lo que te permita ahorrar en otras técnicas, como veremos a continuación.

Cómo guardar prendas de tela

En lo que respecta a las telas, ya sea en prendas de vestir, ropa de cama, mantas y otras, la buena guarda permite minimizar costos de aseo, de planchado y de recambio. En el armario o el vestidor, coloca las prendas bien prolijas, estiradas o colgadas en perchas. De este modo, al querer usar cada prenda te evitarás necesitar darle planchado, con un alto gasto eléctrico. También una guarda prolija, espaciosa y respetuosa con las prendas evitará su necesidad de un nuevo lavado, en particular en lo que respecta a ropa y abrigo de cama.

En el mercado podrás hallar bolsas contenedoras de cierre hermético que utilizan la aspiradora para compactarse al vacío. Estas bolsas (o cualquiera de cierre hermético) impiden que la prenda o la tela sufra el ataque de pestes (como polillas), las mantiene libres de olores y de humedad, y las deja listas para ser usadas cuando sean de necesidad. Del mismo modo, conserva tus prendas de vestir dentro de un armario o guardarropas cerrado, para evitar que se impregnen de aromas y de polvillo.

Guarda de alimentos

También los alimentos requieren de una guarda efectiva. Ello se debe a que, con una buena guarda, minimizaremos el riesgo de su deterioro. Las verduras deben conservarse dentro del cajón o sector especial en la heladera. No las dejes dentro de bolsas plásticas, sino al aire, o envuelta en papel de cocina. Lo mismo funciona para las hierbas y especias. Las frutas, así como los tubérculos, deben mantenerse fuera de la heladera, en un sitio fresco y ventilado. Mantenlos cubiertos con alguna tela de trama abierta para evitar que atraigan pestes.

Los granos y legumbres pueden mantenerse dentro de recipientes cerrados, como frascos, botellas o sus bolsas contenedoras. Evita que queden abiertas, para que no ingresen pestes. Tampoco los dejes en sitios húmedos (como en la heladera o en sectores húmedos de la alacena, como encima de los hornillos o de calentadores de agua que emitan vapor), pues podrían deteriorarse.

Recuerda que mantener los alimentos en buen estado permite su ingesta y evita su nueva compra. Compra ingredientes en cantidades justas, ya que comprar de más en productos frescos a veces sólo lleva a su malgasto. Aprovecha el congelador para mantener los sobrantes, siempre que fuera posible, y recuerda que ir a la tienda o a la frutería cada vez que necesites no sólo es una forma de ahorrar, sino también de ejercitarte.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo guardar correctamente ropa y alimentos para ahorrar en consumo y mantenimiento, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social