Cómo frenar las hierbas invasivas del jardín

Reciclaje para frenar las hierbas invasivas

Las hierbas invasivas en el jardín son una verdadera amenaza a nuestro diseño de exteriores. Hay decenas de variedades que atentan contra la estética de nuestro verde y las especies más delicadas.

La idea que proponemos aquí es usar elementos descartables para frenar a estas especies invasivas, y además, ayudaremos a nuestro planeta dándoles un uso a estos objetos. Para ello, necesitaremos bolsas plásticas de las que dan en el supermercado, y también envases descartables, como botellas PET y cartones tetra brick.

Preparando la tierra

Si vas a trabajar en un jardín existente, la tierra presente seguramente ya estará afectada por estas especies indeseadas. Por eso, lo primero que haremos será prepararla, humedeciéndola para ablandar y luego removiéndola con un pico, una pala, una zapa u otro elemento similar que tengas disponible. Debes romper la tierra, volteando hacia arriba lo que está abajo, mezclando unos 10 a 15 centímetros de profundidad.

Luego, aplica un producto desmalezador, que es un herbicida de acción selectiva, del que se usa en grandes cultivos. Puedes adquirirlo en tiendas especializadas en jardinería. Deja actuar según las indicaciones del envase, volviendo a remover la tierra con cierta regularidad (una vez al día o cada dos días) para evitar que las hierbas se propaguen.

Si vas a crear un cantero o sector nuevo en un jardín existente, asegúrate de usar tierra de buena calidad, que no tenga semillas ni brotes de hierbas invasivas.

Cómo usar descartables para frenar hierbas invasivas

Con los elementos descartables crearemos una verdadera barrera de contención para las malas hierbas. Sólo haz una zanja alrededor de la zona a tratar, e inserta cartones de leche, jugos u otros productos abiertos, dejándolos verticales para formar una división en la tierra. Esta es también una idea genial para crear un cantero de flores en medio del césped.

Si quieres hacer una suerte de isla de especies en un gran jardín, puedes picar sólo la zona a cultivar y retirar la tierra de ese sector. Quita unos 20 cm de suelo, y deja airear por algunos días, asegurándote de que no haya nuevos brotes de las malas hierbas. Luego, coloca envases PET o botellas plásticas abiertas, en tiras, bloqueando y dividiendo los sectores.

Aprovecha también los cartones de líquidos, y hasta las bolsas plásticas del supermercado. Al no ser biodegradables, estos elementos bloquearán el paso de las raíces y brotes de especies indeseadas, impidiendo así su propagación hacia las zonas donde cultivas las plantas que te gustan.

Luego, completa con tierra preparada limpia y coloca las nuevas plantas, o con ladrillos, adoquines, piedras y grava, a tu gusto, y con la seguridad de que las hierbas invasivas no aparecerán por estos sectores, ahora restringidos.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo frenar las hierbas invasivas del jardín, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 83% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social