Cómo filetear pescados redondos

El fileteado del espiado redondo es un poco más complicado que el del pescado plano.

Cómo filetear pescados redondos

Cómo filetear pescados redondos

Cuáles son los pescados redondos

De los pescados planos podemos obtener 4 filetes, mientras que de los redondos solo 2 filetes, y que serán un poco más gruesos, largos y difíciles de desprender. Los pescados redondos mas utilizados son la merluza, el abadejo, el bacalao y la pescadilla. Con estos ejemplares se pueden preparar exquisitos y nutritivos platos.

Antes de comenzar, debemos contar con un cuchillo bien afilado y una tabla para apoyar. Ahora si, te explicamos como filetear pescados redondos.

Consejos para filetear pescados redondos

  • Primero se comienza a cortar el lomo del pescado con el cuchillo de la cabeza hasta la cola y hasta llegar a la espina central. Luego, cortar el filete por debajo de las agallas y desde el lomo hasta las tripas.
  • Luego, levantar el pescado hacia arriba y separar el filete con pequeños cortes de arriba hacia abajo, siempre del lomo hacia la tripa y separándolo de la espina.
  • Realizar la misma tarea del otro lado.
  • Colocar los dos filetes que hemos obtenido sobre una tabla, boca abajo y con cuidado, pasar el cuchillo entre la piel y el filete, esta vez desde el extremo de la cola hacia la cabeza, para poder retirar la piel. Para realizar esta tarea, con una mano tomamos el cuchillo y con la otra la piel que vamos retirando.
  • Con las partes del pescado que no utilizamos (cabeza, cola y huesos) podemos elaborar riquísimos caldos.
Cómo filetear pescados redondos
Cómo filetear pescados redondos

© Depositphotos.com/razmarinka

Consejos para filetear pescados redondos

  • Primero se comienza a cortar el lomo del pescado con el cuchillo de la cabeza hasta la cola y hasta llegar a la espina central. Luego, cortar el filete por debajo de las agallas y desde el lomo hasta las tripas.
  • Luego, levantar el pescado hacia arriba y separar el filete con pequeños cortes de arriba hacia abajo, siempre del lomo hacia la tripa y separándolo de la espina.
  • Realizar la misma tarea del otro lado.
  • Colocar los dos filetes que hemos obtenido sobre una tabla, boca abajo y con cuidado, pasar el cuchillo entre la piel y el filete, esta vez desde el extremo de la cola hacia la cabeza, para poder retirar la piel. Para realizar esta tarea, con una mano tomamos el cuchillo y con la otra la piel que vamos retirando.
  • Con las partes del pescado que no utilizamos (cabeza, cola y huesos) podemos elaborar riquísimos caldos.