Cómo Exfoliar el Rostro

Tratamiento para Exfoliar el Rostro

Para que la rutina de belleza de tu piel sea exitosa debes realizar una buena exfoliación. Así, siempre lucirás hermosa y joven, eliminarás las células muertas y equilibrarás la producción de grasitud.

La exfoliación es muy importante y necesaria, no un mero capricho de la estética. Esto se debe a que las células muertas deben ser eliminadas para que tengas mayor suavidad y brillo. A su vez, es un tratamiento que permite disimular o quitar marcas y cicatrices. Luego de la exfoliación, deberás usar cremas hidratantes o anti edad para que tu piel se vea todavía más bonita.

Consejos para exfoliar correctamente el rostro

  • Elige la crema adecuada según tu tipo de piel. Puedes comprarlas en cualquier tienda dedicada a la estética y cuidados del cuerpo, o bien hacer las tuyas propias con ingredientes que tendrás en la cocina, como es el caso de la avena, la miel, el azúcar y la leche.
    Ten en cuenta que no es lo mismo un exfoliante para el rostro que para las demás zonas del cuerpo, porque los granos de los ingredientes son diferentes (los del rostro son más pequeños y suaves).
  • Antes de exfoliar el rostro debes limpiar bien con agua tibia, para que esté libre de las impurezas de la calle o la grasitud propia de tu piel. Es aconsejable que apliques exfoliante cuando el rostro todavía está húmedo, para que el producto o la mezcla casera se puedan esparcir mucho más fácil.
  • El tratamiento de exfoliación se debe aplicar con movimientos suaves y circulares; no apliques presión ni fuerza porque ello sólo servirá para irritar o enrojecer tu cutis. Con suavidad, igualmente las células muertas se eliminarás fácilmente. Los "masajes" deben ser siempre hacia arriba, es decir, desde el centro hacia las orejas. Aplica el producto de manera uniforme y esparce con la yema de los dedos. Además, ayudarás a que la sangre circule mejor por tu rostro.
  • Retira bien el producto con abundante agua fría. Si es invierno o no te gusta esa temperatura, puede ser tibia o templada, pero nunca caliente porque no permite que los poros se cierren. Con agua fría la exfoliación del rostro será mucho más exitosa, no lo olvides. Tu tez lucirá mucho más hermosa y suave enseguida.
  • Coloca un poco de crema hidratante para el rostro, de la que utilizas habitualmente. Sirve para suavizar todavía más y no dejar al descubierto las zonas donde ha hecho sus efectos la exfoliación. Verás como la piel absorbe en cuestión de segundos esta crema.
  • Ten en cuenta que este proceso debe realizarse una vez a la semana y no más. De lo contrario, la piel se dañará y se quitarán capas todavía en buen estado. Si tu rostro no tiene un buen aspecto no intentes lograr resultados inmediatos aplicando más producto o ejerciendo más presión, tampoco aumentando la cantidad de veces por semana en las que te exfolias. De a poco verás que va mejorando su aspecto.

Gracias por leer Cómo Exfoliar el Rostro, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social