Cómo Evitar y Tratar la Retención de Líquidos

Retención de Líquidos: Causas y Síntomas

La retención de líquidos es un problema común en las mujeres. Una vez por mes, a raíz del ciclo menstrual, el cuerpo se dispone en esta situación que puede verse también afectada por nuestra alimentación diaria.

La retención de líquidos te da la sensación de encierro y ahogo en la propia piel, dejándote incómoda, hinchada y hasta de mal humor. Esto puede deberse al tipo de alimentación, al estado del ciclo hormonal, o bien a una condición médica seria. Por ello, ante la detección de los síntomas, el primer paso es consultar al médico especialista.

Cómo prevenir la retención de líquidos

Si la retención de líquidos se debe a los primeros dos factores mencionados, puedes prevenirla o minimizarla haciendo leves cambios en tu rutina diaria. Por ejemplo, permanecer de pie, inactiva o con las manos hacia arriba (o a más altura que los codos) te hace más propensa a sufrir este problema. Procura bajar las manos y caminar o mover las piernas para evitar la acumulación y la mala sensación.

También, para evitar la retención de líquidos no debes usar ropa demasiado ajustada. Lo mismo vale para el calzado: procura que sea más bien suelto, y no tan alto. Finalmente, intenta estar en actividad; hacer ejercicios e ir a pie a realizar los trámites es de gran ayuda para evitar la retención de líquidos en el cuerpo.

Prevenir la retención de líquidos desde la alimentación

Contrariamente a lo que se pensaría, el elemento fundamental para evitar la retención de líquidos es el agua. Beber más agua te hace orinarla y eliminarla en mayor cantidad, arrastrando consigo toxinas y, paradójicamente, también el exceso de líquidos. Bebe cuanta agua quieras y puedas, hasta 8 vasos diarios (dos litros).

En lo que respecta a la alimentación, consume frutas y vegetales frescos, sin cocción, o con cocción mínima en agua. Patatas, batatas, alcachofas (alcauciles), espárragos, hojas verdes, berenjenas, tomates y cuantas frutas prefieras son buenos alimentos para evitar esta molesta condición.

Evita consumir sal en exceso, pues la sal te hace más propensa a la retención de líquidos. También, una dieta rica en proteínas (carnes y granos) es ideal para evitar y tratar este mal.

Procura consumir bebidas y alimentos diuréticos, como té verde, yerba mate, zumos de frutas (sandías, toronjas o pomelos, mejor), y también hortalizas y hierbas como el perejil, el enebro, el pepino y el puerro.

Remedios caseros para evitar la retención de líquidos

Además de lo mencionado, algunos remedios caseros para la retención de líquidos son los siguientes:

- Infusión de cola de caballo: es un diurético natural, muy efectivo en esta condición
- Sopa (caliente o fría) de calabazas: te ayuda a eliminar líquidos en un mayor caudal de orina
- Té de camilina: este es otro buen diurético que te hidrata adecuadamente
- Compuestos e infusiones de diente de león: son un laxante natural que puede ayudarte a eliminar líquidos y aliviar los síntomas de la retención de líquidos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Evitar y Tratar la Retención de Líquidos, te sugerimos que visites nuestra sección Trastornos y malestares.

Esta nota te fue útil?
12 valoraciones.
El 92% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social