Cómo evitar quemarse con las tapas de ollas y sartenes

Cómo prevenir accidentes de quemaduras con cacerolas

A menudo, cuando estamos cocinando, entre una cosa y otra nos vemos en el apuro de retirar la tapa de las ollas y sartenes. Cuando hervimos pastas y la tapa se cierra por completo, el agua ebulliciona a borbotones y debemos retirarla para evitar un desastre... quizás nos quedamos charlando por teléfono o entretenidos viendo la televisión, y notamos que la comida está a punto de quemarse. Es entonces cuando, mucho más a menudo de lo que quisiéramos admitir, tomamos la tapa y terminamos por quemar nuestros dedos, aunque el movimiento sea eficaz y veloz. No se trata de torpeza, sino de descuido.

Cómo evitar quemarse con la tapa al cocinar

Ante todo, debemos usar agarraderas. Estos pequeños trapos rellenos de material resistente al calor son una verdadera ventaja a la hora de manipular elementos calientes. Ya sea junto a los quemadores o al lado del horno, para retirar fuentes y bandejas, siempre debemos contar con agarraderas y manoplas térmicas a mano. Ello impedirá que nos quememos en estas eventualidades, y por más que suene a una obviedad, esta claro que si nos quemamos, es porque no las usamos. A prestar atención para la próxima.

A menudo reemplazamos el uso de la manopla o agarradera por el uso del trapo de cocina, o del repasador. En este caso, debes doblar el trapo o el paño para dejarlo de un tamaño adecuado, sin que al posarlo sobre la tapa cuelgue hacia los lados. Esto pondría a riesgo de que la tela tome contacto con la llama, peligrando de incendio. También te impedirá manipular la tapa con comodidad. Mejor, dóblala para que quede de unos 15 a 20 centímetros de lado. También recuerda utilizar paños, trapos, agarraderas y manoplas secas. Si las telas están húmedas, al tomar contacto con la tapa caliente el vapor que se desprenderá podría quemar tu mano.

Otras formas de prevenir quemaduras al cocinar

Hay más consejos que podemos aplicar para prevenir quemaduras en dedos y manos por las tapas calientes. Uno de ellos es utilizar simples corchos de botellas, que son altamente resistentes al calor, sin transmitirlos a nuestras manos. Puedes usar corchos de botellas, colocándolos por debajo de las agarraderas de las tapas de ollas que posean forma de manijas. Esto te permitirá tomarlos por los lados, sin quemarte. También puedes adquirir planchas de corcho, y utilizarla para envolver con ellas las manijas y agarraderas de las tapas de ollas. Al tomarlas, verás que no hay calor desprendiéndose, y evitarás accidentes y quemaduras en la cocinacon una simple tarea.

Otra buena idea es crear nuestra propia agarradera con planchas de corcho. Elige un guante de taller, de trabajo o de jardinería que sea algo grueso, pudiéndolo rellenar con una capa de vellón para maximizar su aislación. Luego, recorta en la plancha de corcho las formas de las palmas y de cada dedo, por separado, y cósela al guante en su sitio. Puedes pegarlo, utilizando un pegamento que sea también resistente al calor, como el cemento de contacto. Así, el guante tendrá buena movilizas y funcionalidad, y al mismo tiempo te permitirá evitar quemaduras y molestias por el calor al manipular ollas y sartenes.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo evitar quemarse con las tapas de ollas y sartenes, te sugerimos que visites nuestra sección Seguridad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social