Cómo evitar la dermatitis del pañal

¿Qué es la dermatitis del pañal?

Conocemos como dermatitis del pañal a la rozadura o irritación causada en las pompis de los bebés por el contacto constante con el pañal, sea por el movimiento o por la humedad allí contenida. Es una condición bastante habitual, que bien puedes prevenir ejecutando algunas ciertas técnicas que harán más feliz a tu pequeño.

Cómo detectar la dermatitis del pañal

La dermatitis del pañal se presenta como un sarpullido caracterizado por pequeños puntos rojos, o bien ronchas en casos avanzados, que causan molestias al bebé. Son un tanto dolorosas y pican, en un cuerpo que aún carece de las mecánicas y la motricidad necesarias para aliviarlo.

Por eso, debes prestar atención: durante el cambio de pañal o el baño, observa la zona genital y los glúteos del bebé, al igual que la zona baja de la espalda y el vientre, para corroborar que su piel sea suave, tersa y de un color uniforme, sin puntitos, ronchas o manchas de cualquier tipo.

Causas de la dermatitis del pañal

Hay muchas causas probables para la dermatitis de pañal. Una de las más habituales es la humedad, producto de la orina del bebé contenida en la prenda. También el sudor juega un rol aquí. Debes tener en cuenta que esta humedad se mezcla con las bacterias de las heces y la orina, pudiendo empeorar la situación en poco tiempo.

También el roce del pañal puede causar esta irritación. Una prenda algo suelta o un bebé muy activo producen un roce constante que, como en cualquier otra piel (aunque exacerbado por la delicada cutis del bebé), provoca ronchas y molestias en la zona. Utilizar productos inadecuados, como lociones y cremas, sólo hace que empeore la condición, e incluso llegan a provocarla.

Finalmente, hay más condiciones que pueden provocar dermatitis del pañal, como los cambios en la dieta, infecciones y la acción de productos químicos, normalmente presentes en pañales de baja calidad u otras sustancias.

Cómo evitar la dermatitis del pañal

Para prevenir esta irritación en el bebé, se debe seguir una rutina regular de cambios de pañal, incluso si no hubiera deposiciones, para quitar la humedad del sudor presente. Al realizar el cambio, higieniza toda la zona con toallitas húmedas específicamente formuladas para bebés, o bien con agua templada y jabón neutro (y mucho enjuague), secando con un paño muy suave y limpio sin frotar.

Luego, aplica talco de pañal (muchos prefieren usar fécula de maíz), y coloca la prenda nueva ajustada al cuerpo del bebé, en el tamaño adecuado. Viste por encima con un pantalón o mono de algodón suave, que ajuste el pañal al cuerpo y restrinja su movimiento, sin limitar los del bebé.

No utilices cremas, lociones ni ungüentos en el área genital y las pompas del bebé, salvo prescripción médica. Lo mejor es mantener la zona seca y suave, y no cargar de más humedad o productos que provoquen sudoración. Tampoco esperes a que tu bebé se ensucie para cambiarlo, pues a menudo hay pequeñas cantidades de orina que ponen en riesgo al pequeño.

Si ya ha aparecido la dermatitis, mantén la zona seca y bien ventilada. En lo posible, deja al bebé sin pañales durante algunas horas al día, higienizándolo regularmente y secándolo a la perfección. Si el problema persiste, consulta al médico de cabecera.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo evitar la dermatitis del pañal, te sugerimos que visites nuestra sección Embarazo y maternidad.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social