Cómo evitar errores comunes en el maquillaje

Lo que no se debe hacer al maquillarnos

Por el apuro, por la rutina, por mala iluminación o, simplemente, por las malas costumbres y hábitos, hay errores comunes que solemos cometer a la hora de maquillarnos. En especial cuando nuestro ser ha alcanzado esa "cierta edad", que requiere de algunos cambios más específicos en nuestra rutina diaria de belleza. Aprendamos cuáles son estas equivocaciones cotidianas que suelen ser cometidas al maquillarnos, para evitarlas y mejorar cada vez más nuestra apariencia.

Primero la calidad

En primer lugar, el mejor consejo es siempre el mismo: utiliza maquillajes hipoalergénicos y de buena calidad, dentro de sus fechas apropiadas. Usar maquillajes de mala calidad (que a veces compramos por su excelente y bajo precio) puede dañar seriamente la piel. Además, poseen menos duración y permanencia en el rostro, y exhiben un acabado de peor calidad que el de los buenos productos, de marcas reconocidas, testeados y analizados por instituciones de salud.

Comienza las rutinas de maquillaje limpiando e hidratando la piel. Luego, deja que la crema se absorba bien, para evitar la formación de cúmulos de una mezcla pastosa de maquillaje y crema hidratante.

Error al usar bases de maquillaje

La base es muy importante para el maquillaje perfecto. La mala elección del color de la base es el primer error común. A veces, para parecer más bronceadas elegimos el tono incorrecto, y terminamos por vernos desprolijas en nuestra presentación.

Utiliza bases cremosas o en polvo, que sean del mismo tono que tu piel, o apenas más claro. Nunca uses maquillaje de base más oscuro al tono de tu piel. Si usas base líquida, fíjala luego con polvos compactos o volátiles de igual tono, o bien translúcidos. Recuerda que hay bases hidratantes con factores de protección solar, muy adecuadas para el uso diario y el maquillaje de oficina o cotidiano.

Errores al usar los correctores

Luego de aplicar la base, debes seguir con los productos correctores, como el ocultamanchas, el concealer, el lápiz amarillo y el corrector de ojeras. El mal uso de los correctores es el segundo ejemplo de error común, pues a veces solemos abusar de su aplicación, ya que no notamos que definitivamente cubra la imperfección o la ojera que queremos disimular. Pero es preferible tener una sombra de ojera, que ir por la calle con una mancha blancuzca por debajo de los ojos, y mucho peor aún si lo hemos abusado para ocultar una imperfección de la piel, más puntual.

Recuerda aplicar poco maquillaje y dejarlo asentar bien en las zonas donde se forman las líneas de expresión, como en el exterior de los ojos, entre las cejas, sobre la frente y el torno a la boca. Colocar demasiado producto pone en riesgo de que el maquillaje termine por acumularse en estas líneas, deteriorando toda tu imagen.

Errores en el uso de delineadores

Finalmente, los delineadores. A veces solemos abusar del uso y del impacto logrado con los delineadores de ojos y de labios, y terminamos por lucir una apariencia plástica y poco atractiva. Mejor, utiliza delineadores de labios de su mismo tono, esfumándolo con las yemas de los dedos y con el gloss. En los ojos, coloca líneas suaves, integradas, y no las extiendas demasiado por fuera de la esquina de los ojos, para suavizar la mirada y aportarle más juventud.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo evitar errores comunes en el maquillaje, te sugerimos que visites nuestra sección Maquillaje.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social