Cómo evitar el miedo a perderlo todo si cambias de trabajo

Cómo enfrentar el miedo si quieres cambiar de trabajo

Muchas personas se sienten paralizadas por el miedo a perder lo que tienen, aunque no estén muy satisfechas. Están pensando en cambiar de trabajo o en montar su propio negocio, pero el miedo a que no funcione o a no lograr los ingresos necesarios para vivir los detiene.

Es una situación perfectamente comprensible, estamos hablando de dejar algo a lo que estás totalmente acostumbrado y donde te desenvuelves bien, tanto si estás más o menos contento en tu estado actual como si no, por algo incierto. Un cambio importante genera mucha inseguridad y eso hace que muchas personas sigan en la misma situación sin dar el paso de cambiar por mucho que lo deseen.

El problema de esta situación es que el miedo no es buen compañero de viaje, es un gran obstáculo a la hora de tomar decisiones porque te impide ver las cosas con claridad. Es como si lo vieras todo a través de un velo borroso. La cuestión es que si llevas un tiempo dándole vueltas a la posibilidad de hacer algo distinto y no eres capaz de quitártelo de la cabeza, es porque hay algo dentro de ti que de verdad quiere un cambio. Pero, es difícil dejar ciertas situaciones y obligaciones y lanzarte a algo que no sabes seguro cómo va a salir.

Ningún cambio de trabajo será seguro

Si te das cuenta siempre llegamos a la misma conclusión, no te atreves a hacer algo porque es difícil y no sabes cómo saldrá. Si estás esperando a que alguien te ponga las cosas fáciles y te asegure que todo va a ir bien para dar el paso, puedes tomar una silla porque va para largo. En esta vida este tipo de cambios son difíciles, sí, qué se le va a hacer. La cuestión es si lo quieres tanto como para que te de igual lo difícil que sea.

Además, es imposible estar seguro de cómo van a salir las cosas, tanto si eliges un trabajo nuevo como si decides establecerte por tu cuenta. Imposible, y aspirar a eso sólo hará que sigas como estás. Nadie que haya conseguido algo ha empezado sabiendo que lo iba a lograr. Es hora de aceptarlo y de decidir si de verdad quieres tanto hacer ese cambio o si prefieres no arriesgarte y dejar las cosas cómo están. Las dos opciones son buenas, toma una decisión, acéptala y sigue adelante. No todo el mundo tiene por qué hacer cambios radicales, aunque puedan. Recuerda que el hecho de que puedas hacer algo no significa que tengas que hacerlo.

Consejos para minizar los riesgos al cambiar de trabajo

Si te decides a dar el paso, hay ciertas cosas que puedes hacer para minimizar los riesgos, por ejemplo:

1. Asegurarte de que quieres el cambio

Si supieras que todo iba a salir bien, ¿lo harías? Si la respuesta es un sí emocionado, bien; si sigues teniendo dudas, hay que preguntarse si realmente quieres eso o es que, como estás insatisfecho, es lo primero que se te ha pasado por la cabeza para salir de esa situación. Entonces, es momento de pararte a pensar qué es lo que quieres de verdad (y a veces no es nada fácil contestar a esa pregunta).

A lo mejor necesitas cambiar otra parte de tu vida que te está influyendo tanto que le atribuyes la culpa al trabajo. A lo mejor solo necesitas un descanso. A lo mejor mejorando tu trabajo se arregla la cosa y no tienes que hacer un cambio radical. Pero para eso necesitas saber qué quieres y qué está fallando ahora, ¿qué te falta?

2. Probar antes si tienes la oportunidad

No tienes por qué lanzarte a la piscina de buenas a primeras, en algunos casos puedes meter el dedo antes (haciendo prácticas, voluntariado, hablando con alguien que haga lo que tu quieres hacer y que te cuente cómo es en realidad)

3. Buscar información y ayuda

Buscar toda la información que necesites y formarte o contratar a alguien que te guíe en lo que no sabes es una buena forma de minimizar el riesgo.

4. Crear un colchón económico para más seguridad

Si lo que te preocupa es no tener ingresos y te tiene totalmente paralizado, crea un colchón que te permita vivir al menos seis meses sin ingresos. Por supuesto, eso significará ahorrar y hacer sacrificios o tener que posponer tu negocio, pero es algo realista que te quitará mucho estrés.

Es absurdo empezar un negocio sin dinero, porque un negocio requiere que inviertas en él. Si no tienes ingresos, no tienes ahorros para vivir y no puedes contratar a alguien que te ayude porque no te quieres gastar el dinero, vamos mal. Mejor ahorra un poco y aunque tardes más te sentirás más seguro.

Dejar lo que tienes, a lo que te has acomodado, aunque no estés muy convencido, cuesta mucho, sino nadie estaría aguantando situaciones que no le gustan. Da mucho miedo e inseguridad y no sabes cómo va a salir, por eso es importante que estés convencido de que quieres hacerlo, de que vas a intentarlo sea como sea.
Recuerda, tu gran por qué es el que te impulsará en los momentos de dudas e inseguridad porque tenerlos los tendrás, como los hemos tenido todos.

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales y emprendedoras que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera. Si buscas claridad, motivación, acción y resultados, recibe su boletín gratis en www.aidabaida.com.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo evitar el miedo a perderlo todo si cambias de trabajo, te sugerimos que visites nuestra sección Desarrollo Profesional.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social