Cómo evitar accidentes con la calefacción

Evitar los accidentes con la calefacción

Al llegar los primeros fríos, los aparatos que utilizamos para calentar nuestro hogar se ponen nuevamente en funcionamiento luego de varios meses sin ser usados. Generalmente lo hacemos sin llevar a cabo una limpieza o control previo, lo que suele provocar accidentes, y en muchos casos, fatales.

La intoxicación por monóxido de carbono puede provocar la muerte. Las estufas, calefactores y todo aparato que se utilice para calefaccionar el hogar, producen monóxido de carbono, y el principal problema es que este monóxido no tiene olor, es invisible y produce adormecimiento en la persona que lo inspira, y cuando se da cuenta, suele ser muy tarde para evitar el daño.

Igualmente, además del peligro del monóxido de carbono que emanan estos aparatos, en ocasiones provocan incendios, debido a un escaso (o nulo) mantenimiento, o bien porque se los utiliza para otros fines distintos a los que han sido fabricados, por ejemplo, para secar la ropa.

Por estas razones, es que consideramos muy importante tener en cuenta los siguientes consejos si deseamos evitar accidentes que pueden provocar los artefactos para calefaccionar el hogar, ya sea desde pequeñas perdidas materiales hasta la muerte de un ser querido.

Consejos para evitar la intoxicación por monóxido de carbono

  • Siempre se deben respetar las incisiones que dan los fabricantes con respecto a los equipos de calefacción, desde la instalación hasta el mantenimiento, siempre llevado a  cabo por personal idóneo.
  • Si vamos a cambiar un aparato viejo por otro mas moderno, debemos verificar si el sistema de eliminación de gases es el adecuado para el nuevo artefacto.
  • Se les debe explicar a los niños como deben manejarse de manera segura con respecto a los aparatos de calefacción que hay en la casa (no acercarse demasiado, no dejar sus juguetes cerca, etc.).
  • Jamás se debe poner ropa a secar sobre la estufa, brasero, calefactor, etc., ya que no están fabricados para ese fin.
  • Las estufas y braseros deben ser colocados lejos de las cortinas, muebles, colchones  y cualquier otro material combustible. Tampoco debemos colocar cualquier artefacto sobre sillas de madera o plástico, ni sobre la cama.
  • Si el aparato que utilizamos lleva algún tipo de combustible, nunca debemos recargarlo si aún está caliente. Al hacerlo, lo ideal es llevar el aparato a un lugar abierto y aireado.
  • Si hay chimeneas, antes de comenzar a usarla cada año, debemos limpiar la misma y controlar que no existan grietas.

Gracias por leer Cómo evitar accidentes con la calefacción, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social