Cómo Escribir a Máquina

Cómo Usar una Máquina de Escribir

Para quienes acostumbramos a usar un delgado teclado de ordenador o de laptop, escribir a máquina supone una mezcla de encanto melancólico e inspiración poética. A veces recurrimos a esta obsoleta técnica por cuestiones de emergencia, aunque puedes aprovecharla con miras a lograr un escrito con ese sabor a antaño.

El golpeteo de las barras sobre el papel, el clic del final del margen asignado, tener que mover la página hacia el siguiente renglón, todos encantos de un método que por décadas fue símbolo de trabajo y estudio.

Escribir a máquina requiere de una concentración mayor a la de redactar en el ordenador, pues corregir los errores supone mover el papel, aplicar el líquido blanco, soplar para secar y volver la hoja a su posición para reescribir. Algunos modelos más avanzados contaban con cintas correctoras que sobrescribían la misma letra en la zona del error (siempre presionando la tecla, claro), para retirar la tinta del papel y poder así continuar.

Guía para escribir a máquina. Consejos para aprender a usar una máquina de escribir. Pasos para escribir a máquina
Imagen 1. Diviértete al usar una máquina de escribir, hará mejorar tus cualidades de escritura y te obligará a prestar más atención a lo redactado.

Al final de la era de las máquinas de escribir aparecieron las eléctricas, que facilitaban la corrección mediante el ingreso de caracteres que se veían exhibidos en una pequeña pantalla y, si estábamos conformes con el trabajo, dábamos la orden para plasmarla en el papel. Muchos redactores y literatos dicen que este fue el verdadero fin de las máquinas de escribir, por su amplia similitud con los elementos informáticos.

Asumiendo que ya sabes cómo escribir en un teclado (caso contrario, te recomendamos aprender a mecanografiar con estos programas), a continuación te damos algunos consejos para escribir a máquina en caso de que nunca lo hayas hecho.

Consejos útiles para escribir a máquina

Las metodologías de escritura en máquinas convencionales, manuales, es similar a la utilizada en los teclados modernos. Los dedos de ambas manos se despliegan sobre las teclas de pulsión, en el orden correcto, es decir, los dedos índices posados casi permanentemente sobre las teclas F y J. Ya que el orden de las teclas es el mismo que en los sistemas modernos, pasar de un elemento al otro no exige cambios drásticos, sino quizás una mayor presión de los dedos.

Para evitar las molestias en el dorso de las manos, lo mejor es mantener las muñecas apenas elevadas. Puedes practicar y formar tu memoria muscular colocando una toalla enrollada frente a las teclas de la máquina, de modo de relajar y posar allí tus antebrazos para que tus dedos hagan todo el trabajo. Recuerda mantener una buena postura de la espalda y, en lo posible, ocupa una silla con apoyos de brazos, donde asentarás tus codos.

Antes de comenzar, piensa en el diseño de la página, colocando los “frenos” en los sitios correspondientes. Para ello, lleva el punto de escritura al centro de la hoja, insértala hasta el primer renglón, y coloca los topes de márgenes izquierda y derecha, para mantener siempre una correcta disposición de las palabras. Recuerda evitar el corte silábico prestando atención al sonido que se escucha unos cuantos espacios antes de llegar al margen derecho, lo que indicará el momento de separar la palabra con el guión para continuarla en el renglón siguiente.

Finalmente, diviértete al usar una máquina de escribir, hará mejorar tus cualidades de escritura, te obligará a prestar más atención a lo redactado, y te convidará con una sensacional pieza al finalizar tu labor. ¡Vale la pena volver a poner en marcha estos artefactos!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Escribir a Máquina, te sugerimos que visites nuestra sección Arte y Cultura.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social