Cómo Equilibrar las Energías según el Feng Shui

Equilibrio de las energías positivas y negativas

El Feng Shui es una técnica milenaria que indica el uso de elementos, colores y texturas colocados en diferentes sitios y orientaciones, para que su mera existencia permita que las energías positivas inunden nuestros espacios y las negativas fluyan y se alejen. Aplicar estas técnicas es un arte que requiere de conocimientos específicos, sin embargo, es muy sencillo de hacer si tienes las nociones pertinentes.

Hemos hablado ya sobre algunas metas que podemos alcanzar y algunas modificaciones que podemos hacer en el hogar aprovechando las técnicas del Feng Shui. Pero hoy no veremos qué es lo que debemos hacer, sino aquellas cosas que debemos evitar o corregir en el hogar, para impedir también que las energías se estanquen y que atraigamos resultados opuestos a los deseados. Se trata de equilibrar las energías para tener mejores resultados.

La aplicación de las técnicas del Feng Shui va mucho más allá de la simple colocación de elementos u objetos decorativos de estilos orientales. Se trata, ante todo, de una predisposición mental propia, en la que demos la bienvenida a todas las energías, invitemos a las positivas a beneficiarnos, y a las negativas a circular. Recuerda que las energías negativas posibilitan la existencia de las positivas.

Corrige las energías negativas

Los espacios negativos, de tal forma, son necesarios para el despliegue de los positivos. Sin embargo, demasiados espacios negativos (paredes vacías, sitios abiertos sin elementos ni contenidos y demás) no son del todo beneficiales. Procura ambientar de manera coherente, sin dejar demasiados espacios negativos.

Los rincones y sectores con oscuridad deben ser iluminados, pues en la oscuridad se concentran las energías negativas. Coloca plantas vivas en los rincones, y haz que la luz (de preferencia, natural) inunde los rincones oscuros, pasillos y todos los espacios del hogar.

El desorden es un gran enemigo en la buena circulación de las energías. Cuando colocas los alimentos en la nevera dejas espacios de separación entre ellos, para que el frío los visite a todos por igual. En casa debes hacer lo mismo: mantener un orden y espacios sin demasiada aglomeración de elementos, para que las energías fluyan libremente. El desorden sólo estanca las energías, al igual que lo hacen los aparadores repletos de elementos y los cajones y armarios llenos hasta su máxima capacidad.

Usa los colores con adecuación. Recuerda que cada color se relaciona con un elemento natural. Así, colocar demasiado color rojo (por ejemplo) en un sitio, atraerá y activará el elemento fuego. Debes contrarrestar colocando elementos de agua en la zona, pues de lo contrario la energía de esa zona se concentrará sólo en el fuego.

Finalmente, evita los filos y ángulos, pues estos "cortan" las energías. Los cuchillos en la cocina o los elementos de corte en la sala de costura o en el taller deben mantenerse dentro de aparadores, contenedores o fundas, en lugar de quedar expuestos o a la vista. Evita tener dentro del hogar plantas con hojas de espinas o elementos angulosos, para que la energía fluya libre y sin cortes en el camino.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Equilibrar las Energías según el Feng Shui, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 80% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social