Cómo entender la gemoterapia

La gemoterapia es todo un arte, que combina el uso funcional, espiritual, energético y estético de piedras y gemas, con propósitos curativos, de sanación y alivio, y para buscar la armonía en cuerpo y mente.

Carece de efectos secundarios adversos, y puede ser adecuada a cualquier plan y objetivo, tan sólo aplicando algunas nociones básicas, como las que veremos a continuación.

Como dijimos, para la gemoterapia se utilizan gemas y piedras preciosas, semi preciosas y algunas menos categorizadas, según sus propiedades y las influencias que tienen en nuestra mente y en nuestro organismo.

Se trata de una técnica muy ligada a la salud espiritual, y puede ser llevada a cabo por cualquier persona, incluso si carece de adiestramiento especial. Sin embargo, como siempre te recomendamos, es mejor consultar con el especialista en la materia, para asegurarnos de hacer los usos y combinaciones apropiados, logrando los mayores y más provechosos efectos.

Las gemas y piedras pueden tener influencias en el balance energético de nuestro cuerpo y de nuestro entorno, y también pueden ser usadas con funciones alternativas, como de protección o amuleto, entre otras.

La efectividad y función de las piedras y gemas, sin embargo, está dada por sus propiedades físicas y energéticas (incluyendo su forma geométrica, su composición química y su balance energético), más allá de las creencias personales del usuario o beneficiario de la terapia.

El uso de las piedras en gemoterapia es variado: pueden utilizarse según la meta buscada, en frío o en caliente, sobre la piel (o la zona adolorida o a tratar) o simplemente mediante su conservación cerca del entorno de la persona. Así, puede que sólo se requiera de la presencia de la piedra sobre el escritorio de la oficina para aprovechar sus capacidades, además de poder utilizar otras en terapias relajantes en centros de salud y bienestar.

Las gemas más utilizadas son el cuarzo, el cuarzo rosa (contra la pena y la depresión, y muy utilizado para el tratamiento de esclerosis múltiple), los zafiros (ideales para males en ojos y en trastornos depresivos), la esmeralda (para el bienestar y la felicidad), el topacio (para equilibrar las emociones y energías), el jade (ideal para males biliares), el basalto, la turmalina (ambas para desintoxicar cuerpo y alma), y la obsidiana (para calmar dolores, se debe evitar en personas que sangren con facilidad).

Recuerda consultar siempre con un especialista, para evitar malos usos y consecuencias alternativas a las esperadas en una rutina de gemoterapia.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Gracias por leer Cómo entender la gemoterapia, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social