Cómo Enseñar Buenos Hábitos a los Niños de Forma divertida

Si quieres enseñarle buenos hábitos a tus hijos, lo mejor será aplicar el ejemplo y ayudarte con esta gran idea.

Enseña Buenos Hábitos a los Niños de Forma Divertida

Una buena idea para enseñar buenos hábitos a los niños

Vaya tarea la de enseñar a nuestros hijos buenos hábitos, como ordenar sus habitaciones, guardar los juguetes, hacer las tareas de la escuela o ayudar con los quehaceres de la casa. Muchas mamás toman el camino de la insistencia, recordándoles una y otra vez, día tras día, lo que cada uno debe hacer. Otras, simplemente abandonan la tarea, dejándolos libres y ocupándose de todo ellas mismas. Pero también hay un tercer camino que te invitamos a tomar: enseñarles buenos hábitos que los acompañarán toda la vida, desde el punto de vista de la diversión y los juegos.

Cómo enseñarles buenos hábitos a los niños de un modo divertido
Crea plantillas magnéticas con tareas para hacer, de modo de fomentar buenos hábitos en los niños

Hábitos con canciones y el ejemplo

Nada como dar el ejemplo a los niños para que incorporen buenos hábitos. Es difícil que los pequeños cumplan por cuenta propia el cepillar sus dientes luego de cada comida, cuando en casa sus papás y sus hermanos mayores no lo hacen. El primer paso para enseñarles a cumplir con sus “obligaciones” es hacerlos tú con ellos, y también sin ellos: demostrarles que es una tarea natural, un buen hábito que se cumple sin más, en cualquier edad.

Además de dar el ejemplo, comienza desde la más temprana edad a hacer que cada quehacer sea algo entretenido. Ya desde que sea bebé, haz tus actividades con él o ella viéndote, y acompañando con canciones que los motiven más adelante a hacerlo ellos mismos. Por ejemplo: cuando vayas a doblar y guardar la ropa limpia en el ropero, haz que tu bebé te vea e inventa una rima o una pequeña canción, que cantarás alegremente cada vez que lo hagas. No sólo estimulará a tu bebé ver a mamá tan feliz, sino que también registrará la canción, la podrá aplicar luego, y será beneficial para ti, convirtiendo las tareas en ocasiones felices.

Planilla de actividades

Los niños pequeños disfrutan mucho con las planillas de actividades. Pueden ser escritas (como los tableros y pizarras escolares), o también magnéticas, como la que te enseñaremos a hacer hoy aquí. La idea es que los niños puedan manipularla conforme vayan cumpliendo sus buenos hábitos, y recibiendo sus recompensas si esa es la metodología que eligieras aplicar.

Por ejemplo, si propones 10 actividades por día a cada niño, una vez cumplidas todas ellas el pequeño o la niña recibirá un postre especial, una estrella dorada, elegirá el filme que verá en el cine o en la TV, o podrá elegir el menú del fin de semana. Cualquier recompensa será apta, los niños en general gozan más con el reconocimiento de mamá que con el “premio” en sí. Eso sí: si defines que para recibir su premio se deben cumplir todas las actividades, entonces significa que no lo recibirán si hubieran realizado 9 de las 10 actividades, debes ser firme en esto para enseñarles sobre responsabilidades y consecuencias.

Cómo hacer una planilla de actividades magnética

Para enseñar buenos hábitos a los niños, te proponemos crear planillas magnéticas. Para ello necesitarás, por cada uno de tus hijos:

  • Una base metálica, que puede ser una lata de conservas desplegada y adherida a una madera, una plancha de aluminio que compres en la ferretería o en la tienda de manualidades, una pizarra comercial metálica, o también el frente del refrigerador.
  • Goma Eva (foamy) del color favorito de tu hijo o hija
  • Papel autoadhesivo banco o incoloro, satinado
  • Rotuladores que no sean indelebles, si vas a modificar las actividades, o indeleble si serán actividades fijas
  • Adhesivo universal incoloro
  • Magnetos (imanes), tantos como actividades propongas por cada día
  • Complementos: glitter, autoadhesivos con figuras al tono, marco para la base metálica o lo que quieras.

Instrucciones:

  • Con lápiz y papel en mano, escribe la lista de actividades que propondrás a cada hijo, para cada día. Por ejemplo: cepillar sus dientes, tender su cama, ordenar su habitación, guardar los juguetes, etc. Recuerda adaptarlas según las edades y costumbres de tus hijos.
  • Ya que sepas la cantidad de tareas, corta en la goma Eva discos o figuras, uno por cada buen hábito
  • Corta un círculo o forma algo más pequeña de papel autoadhesivo, y fíjalo al centro del foamy. Allí escribirás las actividades, bien claras y fáciles de leer, e incluso con imágenes que ayuden a comprenderlas a los más pequeños
  • Usando el adhesivo universal, adhiere en el dorso un pequeño magneto
  • Pon todas las actividades en la mesa y mide la superficie que ocupan. Duplica el ancho, y luego suma unos centímetros más a lo alto
  • Prepara la base metálica según los materiales que hubieras elegido. Puedes pintarla con esmaltes sintéticos, colocarles un marco decorativo, proteger con papel de contacto incoloro, de color o estampado, o lo que prefieras.
  • Escribe arriba, con pintura o rotulador indeleble, el nombre de cada hijo e hija. Divide la superficie en dos columnas, dibujando una línea vertical al centro. La columna de la izquierda será la lista de pendientes, y la de la derecha la de cumplidos.

"Además de dar el ejemplo, comienza desde la más temprana edad a hacer que cada quehacer sea algo entretenido."

'

"Con estas pizarras para hacer tareas pendientes les estarás enseñando buenos hábitos a los niños, responsabilidad y también diversión sin regaños."

¿Cómo se usa?

A lo largo del día, cada niño irá trasladando sus magnetos de actividades conforme las vayan realizando. No pueden mover los no cumplidos, ni tocar las planillas de los demás. Al final de la jornada podrán revisarlas juntos, y premiar a quienes lo merezcan, o darles la oportunidad de ir a hacer las actividades faltantes.

Con esta mecánica entretenida, los niños estarán motivados para hacer sus quehaceres y poder así ir a modificar sus pizarras. Les estará enseñando buenos hábitos, responsabilidad y también diversión, sin regaños ni hastíos.