Cómo Enseñar los Colores

Técnica para Enseñar los Colores a los Niños

Para que tu pequeño se divierta a mares y tú fomentes su desarrollo intelectual de un modo apropiado a sus etapas de vida, hoy te contamos algunos consejos para enseñar los colores, fácil y divertido. Sólo aplica estas técnicas y deja que tu bebé o niño cree las relaciones entre el concepto y el elemento, lo que conformará en su joven mente una mecánica que, en el futuro, le servirá para incrementar su comprensión lectora y su análisis del mundo que lo rodea.

Separa los colores por grupos

Seguramente tú sabes que no es lo mismo el color borravino que el morado, el violeta o el uva, pero si estás intentando enseñar los colores necesitarás agrupar los tonos similares en grupos. El salmón, el coral suave y el rosado, por ejemplo, pueden estar en el mismo.

Ten algo de paciencia en esto. Conforme tu bebé asocie los diversos tonos a los grupos podrás agregar palabras como “más claro” o “más oscuro”, tal vez “brillante” o “similar a”, para ampliar las nociones de tu pequeño con respecto a los tonos. Pero debes ir lento, pues esta es una noción completamente diferente para tu bebé.

Guía para enseñar los colores. Pasos para enseñar los colores y tonalidades. Guía de aprendizaje de los colores y diversos tonos

© Depositphotos.com/oksun70

Imagen 1. Pintar es una de las mecánicas más eficientes de enseñarle los colores a los más pequeños.

Pasos para enseñar colores y tonalidades

Como vimos, es necesario separar los tonos en grupos de colores más fáciles de comprender. Identifícalos utilizando el negro (que incluye al gris), el blanco, amarillo, azul, verde, naranja y rojo. En cuanto reconozca estos grupos, agrega las palabras que vimos antes (“el celeste es un azul que es bien claro, ¿lo ves?”), algunas relaciones (“el celeste se parece al color del cielo, ¿no lo crees?”) y también podrás presentarle algunos nuevos, como los tonos violeta y morado por separado, los niveles de claridad o de oscuridad, o iniciar la enseñanza sobre cómo se forman los colores a partir de los primarios, utilizando pinturas… pero esto será más adelante.

En estos primeros pasos, enseña los colores desde la base más fundamental. Por ejemplo, cuando estés jugando con tu bebé y tome un juguete, puedes decir “has tomado una pelota, que es roja”, mientras señalas el color rojo con tu dedo índice, dirigiendo tu atención a él.

Si estás preparando una saludable merienda, conversa con tu hijo diciéndole el nombre y el color de cada fruta: la banana es amarilla, la manzana es roja, el kiwi es verde, y la naranja… ¡es naranja!. Tu bebé adorará este momento de juegos, y estarás estimulando su mente para que vaya creando estas relaciones a su propio ritmo.

Cuando conozca ya los nombres de cada color y pueda identificarlos con relativa práctica, prueba con este ejercicio de memoria. En lugar de señalar qué cosa es de color verde, por ejemplo, dile que mencione algo que sea verde y que no esté a la vista. Si están dentro de casa, por ejemplo, dile que mencione algo con ese color, y si notas que no se le ocurre nada, oriéntale: “imagina que salimos a dar un paseo por el vecindario, en el parque, en la plaza… ¿ves algo a tu alrededor que sea de color verde?”, “imagina que estamos en la tienda, comprando deliciosas frutas… ¿ves alguna que sea de color rojo? ¿Y amarillo? ¿Tal vez alguna anaranjada?”.

De a poco notarás que tu niño o niña logra enunciar los colores de los objetos que le rodean, y también imaginará o recordará superficies, elementos y escenarios que se relacionen con cada tono. 

Con estos pasos para enseñar los colores a tu bebé podrás sentir la satisfacción de ver cómo tu pequeño ha creado nociones y asociaciones de aprendizaje, algo que le acompañará toda su vida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Enseñar los Colores, te sugerimos que visites nuestra sección Enseñanza y aprendizaje.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social