Cómo enfocar nuestra creatividad

La creatividad es necesaria para todo lo que hagamos, porque hasta las tareas mas simples requieren de imaginación, y todos podemos emplearla de diversos modos.

Cómo enfocar nuestra creatividad

Cómo enfocar nuestra creatividad

Qué es la creatividad

La creatividad es esa musa inspiradora que se escapa cada vez que la necesitamos, y vuelve a veces cuando no la requerimos. Atraparla para nuestra conveniencia puede ser todo un arte, como el arte mismo que nos ayuda a crear.

Todos somos creativos. Hay quienes lo son más y quienes lo son menos. Hay quienes gozan de genialidad, y quienes son creativos desde un punto de vista más práctico y específico. Pero todos tenemos la capacidad de crear en algún modo y grado, no hay duda de ello.

Saber este concepto y abrazar nuestra propia esencia creativa es fundamental. Quizás no seamos habilidosos, ni logremos inventar objetos, pero seguramente nos ingeniamos un menú nuevo a diario, o una técnica de aplicarnos el shampo en el cabello para maximizar su rendimiento. Y eso es, sencillamente: creatividad.

En la acción de las labores y tareas, necesitamos aprender a enfocar nuestra creatividad, para adecuarla a lo que estemos haciendo. Es casi como domar a una bestia salvaje: ella está allí, pero si queremos hacerla pasar por entre las rocas, debemos enfocarla en esa dirección.

Cómo enfocar nuestra creatividad
Cómo enfocar nuestra creatividad

"Ser creativo no se trata de ser un loco artista: se trata de optimizar, de innovar, de usar las herramientas disponibles de una manera ideal."

Ideas para enfocar nuestra creatividad

  • Para enfocar nuestra creatividad debemos, en primer lugar, tomar un buen respiro. Casi como buscar la inspiración, dominar la creatividad no es tarea sencilla ni automática: debemos procurar un estado anímico y una predisposición mental que nos permita capturar a ese hada creativa y aplicarla a nuestras labores.
  • Ser creativo no se trata de ser un loco artista: se trata de optimizar, de innovar, de usar las herramientas disponibles de una manera ideal. Por decirlo de alguna forma, se trata de exprimir la naranja y sacarle todo el jugo posible, de preferencia con las menores pérdidas y en un tiempo corto y eficaz. Lo mismo debes hacer con las herramientas que tienes a tu disposición, sin que se haga necesario adquirir nuevas técnicas. Amplia tu rango, ve más allá de tus límites, y no temas explorar, soñar e imaginar: eso es lo que demarca la creatividad, que es algo sin "marcos".
  • Finalmente, no desesperes si no ves tu creatividad instantáneamente. En lugar de ello, respira y da un paso al costado, para retomar la actividad pocos minutos después y con nuevos bríos. Ten en mente siempre que tu creatividad está allí esperando su momento de brillar. Sólo recuerda darle la bienvenida y aprovechar de su fulgor cuando el momento sea el ideal.