Cómo Empezar a Reciclar

Ideas para Empezar a Reciclar

Para empezar a reciclar no es necesario que esperes a que el gobierno instaure el servicio de recolección clasificada de residuos (aunque eso es lo ideal), tú puedes comenzar en casa con acciones simples.

Verás, muchas personas piensan que sus actos son diminutos, que no harán cambio alguno en el medio ambiente. ¡Pero ahí está el error! Si cada uno de nosotros aporta su pequeño granito de arena, pronto tendremos playas enteras y un mundo mucho más armónico entre nosotras y con nuestro entorno. Aquí te contamos algunas buenas ideas para empezar a reciclar en casa, incluso si no hubiera residuos clasificados en tu ciudad.

Busca centros de reciclaje

Muchos viven en ciudades donde no hay un servicio de residuos clasificados, e incuso ni siquiera hay centros certificados de reciclaje. Pero seguramente hay quienes sí hacen estas recolecciones, y ni siquiera lo has visto.

La época de crisis trajo consigo el despertar del ingenio de muchas personas que, sin otras alternativas, hoy recorren las calles recolectando papeles, cartón, metal, plástico,  vidrio y casi cualquier otro elemento que puedan vender por monedas a los centros que se encargan de recuperar estos residuos. Cuando no hay centros de procesamiento en tu ciudad, seguramente habrá entidades que recolectan el material y, ya alcanzada cierta cantidad, las trasladan a otros puntos donde sí puedan ser recuperados. Puedes consultar en el municipio de tu ciudad para averiguar sobre estos centros, y hasta iniciar tu propio punto de recolección si quieres.

Tips para reciclar en casa. Cómo empezar a reciclar en tu casa. Acciones simples para iniciarte en el reciclaje

© Depositphotos.com/photographee.eu

Imagen 1. Antes de botar algo piensa: ¿es esto basura, o materia prima reutilizable? Empezar a reciclar despertará tu creatividad e ingenio.

Pero también presta atención cuando salgas a la calle: hay muchas personas a menudo con vestimentas algo harapientas que pasan desapercibidos, pero que pueden ser muy evidentes con sus carros llenos de materiales para recuperar. Invítalos a pasar por tu vecindario un cierto día de la semana, y dedica los otros días a pedir a tus vecinos a colaborar con periódicos, guías telefónicas, cartones, latas de conservas y bebidas, elementos plásticos, botellas y botes de vidrio y cualquier otro material que pueda ser recuperado. Estarás haciendo un bien al vecindario, al entorno, y también colaborando con quienes no tienen más recursos pero que no dejan de levar la honra por el trabajo como estandarte.

Cómo empezar a reciclar en casa

Además de apartar estos elementos reciclables que vimos en la propuesta anterior, hay muchas otras acciones que puedes hacer en casa. Una de ellas es la clasificación de residuos domésticos en tres categorías: los convencionales, los reciclables, y los orgánicos. Las cáscaras de frutas y vegetales, los restos de alimentos, cualquier material orgánico son la materia prima ideal para crear tu propia composta casera, y mejorar la calidad de la tierra de tu jardín o de tu huerta hogareña.

En lo que respecta a los residuos convencionales, sólo debes practicar un poco de creatividad e ingenio. Muchos productos pueden ser materia prima para crear otros nuevos, agregando adhesivos, costuras, u otras técnicas que lo permitan. Veamos:

  • Los trozos de vajilla rota, los viejos CD que ya no sirvan, los botones que quedaron solos y hasta el telgoporl (isopor) de los electrónicos que compraste pueden ser material para mejorar el drenaje de tus tiestos y canteros.
  • Los papeles de revistas y otros satinados, que no se pueden reciclar, y las bolsas plásticas del mercado pueden tejerse o entretejerse para hacer cestos de residuos, para la ropa sucia, revisteros, y todo tipo de decoraciones para tu casa.
  • Las botellas de vidrio y plásticas pueden convertirse en antorchas, candelabros y decoraciones geniales, aprovechando también telas, hilados, papeles o casi cualquier otro material que quieras usar.
  • Con ropa manchada y rota, crea singulares delantales para hacer la jardinería y las tareas del hogar, rellenar cojines, o  convertir en alfombrillas geniales para cualquier habitación de tu casa.
  • ¿Sábanas, cortinas o cobertores rotos e irrecuperables? No hay problema: únelos para hacer mantas y donarlas a centros de asistencia, y usa los recortes para hacer tus propias bolsas de compra reutilizables. Harás un bien y reducirás el uso de las nefastas bolsas plásticas, todo en uno.
  • Si en tu ciudad hay recolección de residuos domiciliarios sin tacho, sino en bolsa, evita usar una por día colocando un gran contenedor en el patio, con una bolsa de consorcio (esas negras enormes) y bota allí tus residuos diarios. Así, podrás sacar sólo una por semana, incuso más tiempo, reduciendo el impacto ambiental enormemente.

Sólo la creatividad y tus propias intenciones son el límite en lo que respecta a empezar a reciclar en casa, ¡recuerda que toda buena acción suma a una gran causa!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Empezar a Reciclar, te sugerimos que visites nuestra sección Reciclaje.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social