Cómo eliminar los granitos

Ese barrito indeseado que no quiere irse

La aparición de un granito no es un asunto exclusivo de los adolescentes, ni es producto de comer toneladas de chocolate en un ataque de angustia. Hay tipos de pieles que tienen una mayor predisposición para la aparición de estos barritos y espinillas, sin que ello se deba necesariamente a una enfermedad dermatológica, incluso a veces el estrés o una baja en el ánimo puede hacer que despertemos y en el reflejo del espejo encontremos un molesto y antiestético granito, asomándose justo en el medio de nuestra cara.

Solución principal: paciencia

Para todo hay solución, como decían nuestras divinas abuelas, y todo se resume en una sola frase: no hay que desesperar. Quizás la peor idea sea apretar ese poco deseado granito, ya que esto hará que rompamos y lastimemos nuestra piel, y empeorará el problema: el granito volverá a aparecer, pero esta vez en medio de una zona lastimada y enrojecida.

Tampoco se debe cubrir la zona con maquillaje para ocultarlo. En primer lugar, porque esto no tendrá mucho éxito: tan sólo tendremos una zona abultada del mismo color que el resto de la piel, pero de ningún modo lograremos esconder su presencia.

Lo mejor es tener paciencia, si apareció un granito, debemos aprender a vivir con él durante unos dos días, hasta que desaparezca por su cuenta. Pero si definitivamente quieres librarte de ese molesto barrito, puedes llevar a cabo algunos trucos sencillos.

Cómo eliminar un granito del rostro

En primer lugar, higieniza la zona. Puedes desinfectar una aguja y pinchar apenas la superficie, para facilitar la salida de las impurezas contenidas allí dentro... ¡pero sin apretarlo, y con mucho cuidado! También podrías aplicar un producto especial para los granitos, que los seca en cuatro o cinco aplicaciones.

Un buen truco casero es tratarlo con dentífrico o pasta dental, ya que tiene componentes higienizantes que son ideales para quitar los granitos. Sólo aplica una pequeña porción de dentífrico sobre el granito, y lo dejas allí durante la noche. Esto facilitará que el barrito se seque y desaparezca.

Y hay aún otra medida, un tanto más extrema, que puedes llevar a cabo: recurrir al milagroso diente de ajo. Lo abres y frotas suavemente el granito con la parte interior del diente de ajo, que lo hará secar y lo desinflamará en cuestión de un rato.
Hay que tener precaución en este caso. En primer lugar, protege la zona alrededor del granito, porque esto podría secar demasiado tu piel. Aplica una crema o cubre con un papel o cinta toda la piel alrededor del barrito antes de frotar el ajo. Es buena idea hacer esto por la noche, y lavar bien el rostro (o la zona) por la mañana, para evitar la permanencia del olor del ajo en nuestra piel.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo eliminar los granitos, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
12 valoraciones.
El 75% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social