Cómo elegir una tablet

Cómo comprar una tablet

Según muchos expertos, las tablet están destinadas a sustituir los ordenadores portátiles. No obstante, a día de hoy una tablet sigue teniendo un precio bastante considerable, y sus características deben ser analizadas previamente antes de adquirirla, según nuestros gustos y preferencias. Analicemos en qué debemos fijarnos antes de comprar la mejor tablet para nosotros.

Usos de una tablet

Antes que nada, una tablet se usa para todo tipo de tareas, y no tiene definida en concreto ninguna funcionalidad: unos lo usan casi a modo de ordenador personal, otros para momentos de ocio (fotos, leer libros, películas, etc.), comprobar el email, navegar en redes sociales, etc.

Antes de comprar un gadget de este tipo, lo mejor es que hagas una lista de usos que le darás a tu tablet, y realmente mires si le vas a sacar provecho o si, por el contrario, basta con adquirir un móvil de alta gama o una pequeña netbook; esta última será más adecuada para tareas de trabajo y estudio.

¿Qué tener en cuenta antes de comprar una tablet?

Una vez pensado el uso que le daremos, debemos fijarnos en detalles más técnicos, como la resolución gráfica, el tamaño de pantalla, la memoria disponible de la tablet o el peso del dispositivo. Todas son variantes a elegir cuidadosamente antes de hacernos con uno de estos gadgets, según lo meticulosos que seamos con el diseño y su portabilidad.

¿Tablet con conexión Wi-fi o 3G?

Normalmente, vamos a encontrar la misma tableta en versión Wi-Fi y 3G. Esta segunda opción es más cara pero permite conectarnos desde cualquier lugar en el que tengamos cobertura móvil, sin depender de ninguna red inalámbrica. Conviene elegir la versión 3G si estamos acostumbrados a navegar por Internet desde el teléfono móvil, o cuando salimos de casa y necesitamos hacerlo en diversos sitios, como la calle, una plaza, el metro, etc.

¿Qué sistema operativo elegir para una tablet?

El sistema operativo será otro elemento común en todas las tablets, y es que todas necesitan de un programa para funcionar. Entre estos sistemas tenemos los siguientes:

Android: Este sistema operativo está basado en Linux y es muy fácil de utilizar, extremadamente intuitivo y versátil, aunque sobre determinados dispositivos puede correr de forma algo lenta y confusa.

iOs: De la compañía Apple, cuenta con un diseño espectacular pero con algunas limitaciones en cuestión de personalización y adaptación. A diferencia de Android, en iOS somos nosotros los que debemos ajustarnos a este sistema, aunque es una opción muy buena.

Windows: Microsoft, como no, también tiene algo que decir con su Windows, el típico sistema operativo utilizado en PC pero aplicado a una tablet. Sus contras: funcionamiento más ineficaz que las otras opciones, a la par que poco estético. No obstante, suele soportar más programas que cualquier otro sistema operativo.

Blackberry Tablet OS: Este es el cuarto sistema operativo que encontraremos en una tablet. Cuenta con una funcionalidad bastante aceptable pero, al igual que la versión de Microsoft, deja bastante que desear si lo comparamos con Android o iOS.

Mientras los sistemas de Apple harán las delicias de perfeccionistas y gozan de un acceso máximo a su mercado de Apps (aplicaciones gratuitas y de pago), los de Android o Blackberry consiguen una experiencia de usuario bastante buena pero con un diseño más ajustado. Windows, por otra parte, goza de similitudes a sus versiones conocidas de PC y soporta casi todo programa existente. Cuestión de gustos y de, como no, valorar el precio al pagar por cada uno de ellos.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir una tablet, te sugerimos que visites nuestra sección Tecnología.

Esta nota te fue útil?

41 valoraciones. El 51% dice que es útil.