Cómo elegir una guardería canina

Consejos para elegir una guardería para tu perro

Los viajes son ocasiones de gran preparación, sean relajantes vacaciones o rápidos traslados por negocios. Debemos atender a nuestro equipaje y las reservas, procurar dejar las facturas pagas y el hogar en condiciones para evitar imprevistos y deudas, y también tenemos que dejar a nuestra mascota en un ambiente propicio.

Dejar la mascota en casa cuando viajamos

Hay quienes optan por dejar a la mascota en casa, para que la custodie. Esta es una buena decisión para los que tienen un familiar, amigo o vecino que atenderá al cuidado del animal. Deberá visitarlo, al menos, dos veces por día, para corroborar que tenga agua fresca y alimentarlo. Si el viaje es por poco tiempo, esta puede ser una buena elección, pero no se recomienda para viajes prolongados, pues el perro quedará solo en casa por muchas horas, pudiendo tener accidentes, causar inconvenientes y sintiéndose abandonado.

La opción de las guarderías caninas

Para estos viajes prolongados, la mejor decisión es llevar al perro a una guardería u hotel canino. Estos sitios cuentan con espacio de recreación y caniles, donde nuestra mascota será atendida en todas sus necesidades, estará acompañada, y quedará bien cuidada.

Pero no es cuestión de elegir cualquier sitio; al igual que tú analizas las prestaciones y atiendes a las recomendaciones del hotel donde te hospedarás, debes prestar igual atención a la elección del sitio donde permanecerá tu perro en tus días de ausencia.

Cómo elegir una guardería canina

Lo primero es analizar las guías comerciales de tu ciudad, para ver qué opciones tienes. Aprovecha las redes sociales y tus contactos para pedir referencias sobre hoteles perrunos cuyos servicios hayan aprovechado en el pasado, para saber qué tienen para decir sobre ellas en lo que respecta al precio, a la atención, y al estado en el que volvió a casa su mascota. Las guarderías sin mérito suelen devolver a los animales con pulgas, garrapatas, más delgados, sucios o en peores condiciones; descarta éstas de inmediato, aunque su precio sea el más conveniente.

La mejor guardería canina debe ofrecer visitas previas, para que analices el estado permanente de los caniles y los servicios. Al visitarla, podrás determinar si los animales tienen agua fresca limpia, comida de buena calidad, si están encerrados o atados, etc.

Consulta si la guardería cuenta con atención veterinaria, permanente o de urgencias, ante cualquier inconveniente. Pregunta sobre los servicios complementarios, como si se ofrecen paseos, baños, peluquería y otros mimos, sobre el tipo de alimentación, y si brindan atención especializada respecto de necesidades particulares de tu perro, como un tipo de comida específica o algún régimen de medicamentos.

Finalmente, verifica el trato de los cuidadores con los animales; debes elegir a personas que atiendan con cariño a las mascotas, y no a aquellos que lo hagan como una acción mecánica. Lleva contigo a tu perro y fíjate también su comportamiento; si se siente a gusto o si demuestra señales de miedo o rechazo hacia el cuidador, al lugar o a los demás animales. Lo último que debes considerar es el precio, escogiendo el más conveniente a tu presupuesto entre las dos o tres mejores opciones de guarderías caninas en tu ciudad.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir una guardería canina, te sugerimos que visites nuestra sección Mascotas.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social