Cómo elegir un spa

Consejos para elegir un spa

Pocos momentos son tan placenteros como los que pasamos en el spa. Nos dejamos mimar, masajear, relajar en cuerpo y mente, mientras embellecemos también todo nuestro ser. Pero no cualquier establecimiento será el más adecuado para cualquier persona. Afortunadamente, aprender a elegirlo es sencillo, si sigues algunos buenos consejos que te ayudarán a dar en el blanco.

Diferentes tipos de spa

Cada spa tiene su punto fuerte, su especialidad, que cumplirá en mayor o menor medida con tus necesidades especificas. El cansancio corporal no es igual al cansancio emocional, ni tampoco lo serán los tratamientos para una u otra condición. Hay spas programados para que los clientes acudan en pareja, o con amistades, mientras que otros planifican sus servicios para clientes sin compañía.

Hay spas ideados para las mujeres, otros para los hombres, y también los hay unisex. Hay spas que, por su parte, ofrecen circuitos extensos en el tiempo, y otros que ofrecen sesiones de corta duración, ideales para quienes sólo cuentan con media hora al día para su relajación.

Cómo elegir el mejor spa

Objetivo: Teniendo en cuenta estos elementos, lo primero que debes determinar es para qué quieres ir a un spa. Analiza si buscas relajación mental o corporal, si quieres perder peso, embellecer tu cuerpo, eliminar la celulitis, mejorar la elasticidad de la piel, o qué es lo que quisieras obtener de este servicio. Saberlo te ayudará a elegir el mejor spa a partir de tus deseos y necesidades.

Costo: También debes saber cuánto dinero dispones para tu mejoría y relajación. Hay spas más famosos y costosos, y otros más pequeños en envergadura que lucen una cartilla de precios bastante menor. Esto es de importancia, pues si te preocupa gastar más de la cuenta la relajación obtenida en el tratamiento se desvanecerá a la hora de pagar el servicio.

Dónde está ubicado: Analiza la disponibilidad en tu ciudad, pues has de elegir un spa al que llegues sin contratiempos, y desde el cual el traslado a casa no provoque estrés.

Habilitaciones: Escoge un establecimiento acreditado, donde puedas apreciar las credenciales de habilitación municipal y las certificaciones de los profesionales asistentes. Así sabrás que estarás bien cuidado y en manos de expertos.

Servicios: Investiga los servicios que incluyes: salud per aquam, masajes de diferentes estilos, tratamientos orientales, zona de relajación, sauna, etc. Elige los circuitos en una o más sesiones a partir de tus deseos y necesidades.
También consulta si ofrecen toallas, batas, pantuflas, bebidas, comidas livianas, etc., y si están incluidos en el precio de la sesión.

¿Cómo te sientes en el spa?: Uno de los aspectos más importantes al elegir un spa es considerar si te sentirás a gusto en ese lugar: si tiene una buena energía, si hay sólo personas de tu mismo sexo o si es un sitio de parejas. La manera en la que te sientes allí dentro es la mitad de tu tratamiento, pues debe ser un sitio de relajación y bienestar, no de vergüenzas, pudores, incomodidades o ruidos molestos.

Podrás conocer muchos de estos detalles en la página web del spa, y también haciendo una consulta en persona para planificar tu posterior visita, si es que lo encuentras como el más apropiado para tu bienestar, sin contratiempos, dudas ni conflictos que interrumpan tu relajación.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir un spa, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social