Cómo elegir un cuadro

Elección de cuadros

Renovar la decoración de la casa de forma habitual, genera bienestar. Un aspecto fundamental de la decoración, son los cuadros o láminas. Éstos no tienen por qué ser caros, si se trata de cuadros de autores desconocidos o reproducciones.

Cada habitación tiene un estilo diferente, por lo que los cuadros también variarán en función de esto.

Consejos para elegir un cuadro

Primero que nada, fíjate en qué lugares pondrías cuadros. Una pared amplia, con grandes espacios vacíos, es una buena opción para completar con un cuadro.

Luego, fíjate de qué tamaño debería ser. Debe ser acorde a la cantidad de espacio libre que hay en esa pared. Si es una pared libre muy grande, el cuadro también deberá serlo, sino quedará perdido. Puedes optar también por colocar un juego de dos cuadros más pequeños. La idea tampoco es la de recargar las paredes. Si ya tienes una pared decorada con otras cosas, quizás no sea necesario colocar un cuadro. Reacomodando lo que ya está, puede solucionar algún espacio demasiado vacío.

Por otra parte, mira la habitación en su totalidad: los muebles, el resto de los decorados, las cortinas, la lámpara, el color de las paredes. Fíjate qué estilo siguen, y qué colores predominan. Si los sillones son rojos, por ejemplo y las cortinas también, puedes elegir un cuadro que tenga algo de estos colores.

Puede ser que sea una habitación muy homogénea en colores, por ejemplo, todo beige. Un cuadro puede dar un realce a esta habitación, incorporando uno que tenga un color llamativo y fuerte, que contraste con el resto de la decoración.

Si todos los muebles son muy oscuros, puedes elegir un cuadro con el marco también oscuro, pero la pintura sea más suave, con colores pálidos. Una vez tengas visualizada la habitación, y definidos más o menos los tamaños y colores, ve a una cuadrería que tenga variedad.

Fíjate en las tendencias del momento, las cuales estarán dadas por lo que hay en vidriera, y por lo que predomine en la cuadrería. También podrás optar por adquirir cuadros abstractos o no, que tengan vidrio o no, o que tengan pass par tout o no. El pass par tout es el recuadro que queda entre el marco y la lámina, el cual cumple la función de resaltar la imagen central.

Más allá de las tendencias y las diferentes opciones, lo más importante a la hora de elegir siempre será que tu te sientas cómoda con la elección, y a gusto con tu lugar.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir un cuadro, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?
16 valoraciones.
El 88% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social