Cómo Elegir la Tela Aida

Cómo Elegir y Trabajar la Tela Aida

La tela aida (a menudo llamada “tela Panamá”, “tela de Aída” o “tela Aída”) es ideal para quienes gustan de bordar en punto cruz, una gran aliada que permite trabajos mejor presentados, con una base firme y que facilita la tarea para las principiantes. Se trata de un tejido en red cuadriculado en distintos gramajes, denominados “cuentas”, que indican la cantidad de “espacios” por los que se puede insertar la aguja de bordado por cada centímetro del material base.

La tela aida permite controlar mejor el tamaño de las puntadas y la densidad de cada labor de bordado, de acuerdo al trabajo que quieras realizar.

Tipos de tela aida

Al comprar tela aida para tus labores, verás que se la clasifica con palabras (nombres) y también con un valor numérico. Este número define la cantidad de cuadros por centímetro de tela aida, y permite calcular la cantidad de puntadas que pueden ser dadas en ese espacio de trabajo.  En reglas generales, se calcula según la siguiente lista:

Cómo usar la tela aida para hacer bordados. Trabajos en punto cruz con tela aida. Consejos para elegir la tela aida para hacer manualidades

© Depositphotos.com/oskarcalero

Imagen 1. Necesitas tener el diseño del trabajo en punto cruz antes de elegir la tela aida, para determinar mejor el conteo adecuado.

- Tela aida de 10: permite 4,6 puntadas por cada 1 centímetro de trabajo
- Tela aida de 14: 5,5 puntadas por 1 cm de tela
- Tela aida de 16: 6,6 cuadritos en 1 cm de tela
- Tela aida de 18: 7 puntadas por centímetro en 1 cm de género

Cómo elegir la tela aida

Para elegir la mejor tela aida para cada trabajo, lo principal es conocer el esquema del bordado. Así podrás saber qué cantidad de cuadritos o puntadas darás por cada centímetro.

Según sea tu habilidad en el diseño de esquemas de punto cruz puedes sólo pensarlos, dibujarlos en un papel, o utilizar un software que te facilite el trabajo. Algunos de los más apreciados (gratuitos y a menudo en español) son los programas StichCreator, PatternMaker, MegaPik y PuntoTek, aunque una simple búsqueda en Google te dará muchísimas opciones, gratuitas y de pago, en diversos idiomas para que optes por la que quieras, incluyendo algunas versiones online sin descarga.

Ya conociendo el diseño, sabremos también sus dimensiones. Divídelo por la cantidad de cuadritos que hay en 1 cm de superficie. Algunos programas lo hacen fácilmente, mientras que “a mano” puedes usar una fórmula: se dividen las medidas de alto y ancho del trabajo por 5,5, para conocer la cantidad de centímetros.

Por ejemplo:

Si tu diseño de punto cruz tiene 27 cm de ancho y 35 cm de alto, entonces la fórmula es:

27/5,5 = 4,9 
35/5.5 = 6,36

A ello se suma al menos 10 cm de cada margen, para facilitar luego en enmarcado o el trabajo en cubiertas de cojines u otros. El tamaño de la tela aida que debes comprar, en este caso, será de 24,9 cm de ancho y 55 cm de alto.

A partir de la cantidad de puntadas o de inserciones de la aguja por cada centímetro, elige una tela del conteo, “count” o gramaje suficiente, guiándote por la tabla de arriba. Si tu trabajo, en este caso, tuviera un promedio de 6 a 7 puntadas por centímetro, elige la tela aida de 16 cuentas.

A partir del trabajo que vayas a realizar, puedes escoger del color más adecuado para la base. Aunque es posible teñirlas con anilinas frías y calientes, esto podría afectar el estado de los hilos del bordado, así que es mejor trabajar con el material en el color definitivo.

Cómo preparar la tela aida para enmarcar

Lo más habitual es enmarcar los trabajos de punto cruz en tela aida, aunque también se suele crear cojines y otros similares. Para ello, dejamos un margen de, al menos, 10 centímetros de cada lado del diseño, más si tu proyecto lo requiere.

Para preparar la tela aida, sea para enmarcarla o crear con ella, sumérgela en un cubo lleno la cantidad adecuada con agua fría o apenas tibia, y un poco de detergente para la ropa, líquido, de preferencia para prendas delicadas. Evita restregar, sino sólo mueve el trabajo suavemente cada 5 minutos. Con un remojo de 15 a 20 minutos bastará para quitar el apresto y aflojar las fibras. Luego, aclara con agua fría o apenas templada,  y deja secar al aire, en soga o tendido sobre una toalla blanca, y al abrigo del sol.

Si fuera necesario, plancha con temperatura baja y entre dos tramos de tela blanca de algodón, pues la tela aida es sensible a la alta temperatura, al igual que los hilos de bordado de punto cruz con base sintética o de nylon, que son los más brillantes y algunos de los más utilizados para bordar en tela aida.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Elegir la Tela Aida, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social