Cómo elegir la técnica decorativa para cada superficie

Elegir técnicas decorativas

En CómoHacerPara hemos aprendido a realizar falsos acabados, pinturas decorativas y planas, hemos aprendido a seleccionar el material y los elementos para cada técnica, y también iniciarnos en muchísimos estilos decorativos. Llega la hora de conocer qué técnicas decorativas podemos aplicar en cada tipo de superficie, integrando todo lo antes aprendido.

Pintura plana. La primera técnica decorativa que veremos es la de pintura plana. Podemos aplicarla en techos, paredes y pisos por igual, y es una manera ideal de renovar un ambiente. Es, quizás, la más económica de las técnicas, y ofrece miles de posibilidades en cuanto a materiales y elementos. La pintura plana puede ser también realizada con acabados decorativos. Por ejemplo, puedes pintar franjas en las paredes o rombos en el piso. Para ello, acondiciona la superficie y pinta del color de base. Luego, marca los sectores con cinta de pintor, y aplica el segundo color, una vez seco el primero. Retira la cinta adhesiva de bajo contacto, y habrás logrado un acabado muy atractivo.

Pátina. Otra técnica especial, realizada sobre pintura plana, es la pátina, una técnica decorativa ideal para paredes y mobiliario, ya que en el piso se desluciría. Las pátinas son mejor apreciadas cuando se aplican sobre superficies con formas y texturas, remarcando sus profundidades. Con ella resaltaremos relieves, formas, y hasta el aspecto rugoso de una pared de yeso. Recuerda que la pátina aporta una percepción añosa de manera artificial, por lo que no es recomendada para techos, ya que los haría ver viejos y apagados.

Trapeado. El trapeado es una técnica especial para paredes y techos. Se la realiza sobre pintura de base (incluso sobre el color que tienes ahora, con la pared cepillada y limpia) aplicando un color de pintura diferente al de base con un trapo, que se desliza y presiona contra la superficie para crear estilos únicos. Esta misma técnica puede realizarse con esponjas y esponjas marinas (esponjado), la cual no se desliza, sólo se apoya para que la pintura copie la textura de la misma. También puede hacerse con bolsas plásticas, donde se aplica la segunda pintura e inmediatamente se cubre con una bolsa plástica, que luego se retira o se hace girar para marcar vetas muy interesantes.

Estas técnicas decorativas pueden ser aplicadas a paredes, techos, y a pisos de casi cualquier material. En el caso del piso, trabaja en sectores pequeños (siempre comenzando por el extremo más alejado a la puerta) y recuerda proteger con barniz o cera, para preservarlo.

Estarcido. El estarcido es una técnica sencilla que nos permite repetir figuras a modo de patrón en cualquier superficie, utilizando sténcils o moldes. Es una técnica adecuada para crear franjas o separadores en la pared, aunque si cubres toda la superficie terminarás por tener un símil papel de pared, un tanto agresivo. Es la mejor técnica de lograr pinturas de piso con sectores. No es recomendada para cualquier techo, ya que estos patrones de diseños lo harían ver más bajo, pequeño y abultado.

Espatulado. El espatulado es una técnica especial para las paredes. Se trata de colocar enduido plástico con espátulas y cucharas, dando una textura especial a la superficie. No es recomendada para techos, pues su colocación puede no resultar efectiva (por el peso del enduido) ni para pisos, pues su textura dificultaría el tránsito, y además, terminará dañado a  causa del paso. Al igual que el empapelado y el revestimiento fijo, estas técnicas son las recomendadas para paredes exclusivamente, a diferencia de las venecitas e incrustaciones, que pueden resultar adecuadas para pisos y techos por igual.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir la técnica decorativa para cada superficie, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social