Cómo elegir la iluminación según el Feng Shui

Iluminación y Feng Shui

El Feng Shui es una técnica de ambientación (incluyendo la decoración y la orientación de espacios y elementos) que busca congeniar las energías del mundo circundante con nuestra propia vida. En este arte milenario nada queda librado al azar, por cuanto su base teórica se funda en que somos, en esencia, parte de un todo orgánico, natural, e interconectado.

Si bien es una herramienta artificial propia de la vida moderna, la iluminación del hogar también queda contemplada en el Feng Shui. Hay puntos de ubicación y direcciones que, según esta técnica de orígenes orientales, serán más provechosas para nuestro bienestar, y para propiciar la libre circulación de las energías positivas en nuestro hogar.

Consejos para iluminar el hogar según el Feng Shui

Estas ubicaciones de los puntos lumínicos buscan dirigir la iluminación (ergo, la energía) hacia los elementos y en los espacios de manera particular, de modo de resaltar sus formas y de permitir la refracción de los colores de manera más provechosa. Entre las técnicas de iluminación que recomienda el Feng Shui, podemos identificar 3 tendencias, que conjugarán los tres tipos de luz que usamos habitualmente en casa. Estas son la luz incandescente (las bombitas, lamparitas o focos de bajo consumo y de consumo regular, que combina las luces cálidas y frías), la cual incluye a la luz incandescente halógena (son las conocidas como dicroicas y las halógenas tubulares) y la luz de tubo fluorescente. Esta última intensifica los colores fríos y atenúa los cálidos, al contrario que las halógenas.

Las técnicas de iluminación se describen en puntual, general y decorativa. La iluminación puntual es más útil para un espacio pequeño, o para acentuar un rincón, un pasillo, un recibidor, o un objeto que cobre gran importancia en la decoración energética del hogar, como piedras naturales o elementos vivos. No hay condiciones en este arte milenario respecto de su uso: pueden ser montadas a la pared o al techo, o bien realizadas mediante lámparas móviles, de mesa o de pie.

La iluminación general, en cambio, es menos específica. Ya que ha de iluminar todo el área por igual, sin cobrar importancia llamativa, es recomendada su colocación en el techo, al centro de la habitación. Por cuestiones de estética y de circulación de las energías, en el Feng Shui se recomiendan las luces empotradas. Recuerda que la luz intensa en un ambiente genera energía Chi, es decir, gran vitalidad, por la que no es recomendada para espacios de descanso y de meditación.

La iluminación decorativa, por su parte, no cumple una función de uso, sino que es un elemento más de la decoración, como un cuadro, un jarrón o el papel tapiz o de pared. Estas luces pueden ser utilizadas para destacar elementos (similar a la luz puntual), y también pueden ser de gran utilidad en la generación de energía Chi, pues su escueto tamaño de halo aporta gran luminosidad.

Quizás la iluminación más significativa en el Feng Shui sea la luz natural. Debes aprovecharla en todo cuanto te sea posible, complementándola con colores claros para intensificarla, o con colores oscuros y vestimenta de paredes y ventanas (como persianas y cortinas) para atenuarla. Siempre ten en cuenta que el exceso de luz también puede ser agresivo y poco beneficioso en los ambientes de relajación en casa.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir la iluminación según el Feng Shui, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?
10 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social