Cómo Elegir un Sistema de Riego Automático

Sistemas de Riego Automático para el Jardín

La llegada del verano hace que el riego de nuestro jardín sea una tarea prioritaria, aunque a veces no dispongamos del tiempo necesario y se torne en casi una obligación que sentimos que nos pesa, en especial cuando queremos salir, pasear, o vacacionar, a riesgo de que nuestro jardín se vea ampliamente perjudicado. Y es aquí, en especial, cuando los sistemas de riego automáticos entran en juego en un rol estelar. Pero, ¿cuál es el más adecuado?

Cómo elegir un sistema de riego automático

El sistema de riego debe ser diseñado en conjunto con un especialista, quien nos sabrá orientar respecto de la cantidad de bocas necesarias, según el tamaño y la disposición del terreno. Hoy, las tecnologías para este asunto han avanzado mucho, y los precios se han hecho más accesibles. Además, el sistema automático de riego hace un uso eficiente, evitando que se despilfarre y malgaste el agua, y puede ser programado para regar en un horario apropiado.

El sistema automático más apropiado siempre debe contar con un regulador de caudal y presión del agua, y con un temporizador que indique el comienzo y el final de la actividad. Los aspersores, o bocas de riego, deben ser seleccionadas en base al jardín, ya que en este caso, bocas de mayor tamaño del necesario no serán beneficiales.

Se puede calcular de manera general que cada boca de riego tendrá un alcance de 5 metros, por lo que siempre es buena idea proyectar el sistema teniendo en cuenta las plantas, muebles y accesorios del jardín, además de los sistemas eléctricos que pudiera haber para evitar causar algún daño a la propiedad o hacer un riego ineficiente.

Hay que tener en cuenta que la manta de agua de dos dispersores o bocas de riego no deben superponerse. El agua, una vez llegada al suelo, se esparcirá por debajo de la superficie. En cambio, si permitimos que se superpongan dos cortinas de agua, habrá un sector que recibirá doble ración, lo que sería perjudicial para la vegetación, además de ineficiente.

Los sistemas de riego más avanzados (y por ende, más costosos) poseen reguladores de caudal y temporizadores independientes para cada boca de riego. Por otro lado, los sistemas más básicos poseen un único aparato regulador, y serán más apropiados para terrenos lisos y sin demasiados obstáculos.

Por último, al colocar los aspersores se debe verificar que no rocíen zonas inapropiadas. De preferencia, no deberán regar paredes y muebles, para evitar sus daños y perjuicios a las estructuras. Recuerda tener en cuenta los canteros y macetas en el sistema de riego, no sólo el césped.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Como elegir el sistema de riego automático, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social