El trabajo con los hijos en la empresa familiar

El ambiente de trabajo junto a tu hijo

Las empresas familiares son una de las patas más importantes en la economía de Latinoamérica. Miles de fábricas y negocios que fueron fundados hace décadas pasaron de generación en generación y son empleo de millones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no siempre la relación entre los padres y los hijos puede ser perfecta al compartir tanto tiempo juntos, y sobre todo, algo tan importante como es la fuente de ingresos de ambos.

En tu ánimo o tus ganas de dar lo mejor puede haber diferencias si estás al lado de tus hijos o no. Hay muchos sentimientos encontrados que deberás darle lugar o desestimar, como ser la competencia, la felicidad, la confianza, los celos, etc. Es preciso hablar con ellos abiertamente para solucionar cualquier problema y que no se generen ambientes "pesados", por el bien de la compañía, los compañeros y ustedes mismos.

Cuando los hijos toman el mando en la empresa

Las estadísticas dicen que el 70% de las empresas familiares suelen desaparecer a la tercera generación, es decir, cuando toman el mando los nietos de los creadores. Esto puede deberse a diversas razones, sin embargo, la más nombrada es el hecho de que los padres no han sabido inculcar a sus hijos el amor, la pasión y la responsabilidad por llevar adelante a una empresa.

Pero más allá de esto, es cierto también que si no hay una buena relación de base, el negocio no podrá funcionar. Si desde que era pequeño el hijo se vio en la obligación de seguir con la empresa familiar sin importar lo que deseaba hacer o estudiar, es más probable que cuando empiece a trabajar allí lo haga con desgano, y eso traiga problemas con el padre y también con las ganancias. Y ni hablar cuando tenga que tomar las riendas de la fábrica, el local o la oficina.

Es por ello que surge la necesidad de llevarse bien con los hijos cuando trabajan con los padres. Si en tu caso piensas que él no podrá cumplir con tus expectativas, trata de ofrecerle el timón a otro (el segundo hijo, un sobrino o alguien que no sea de la familia).

Si ambos trabajan con entusiasmo y tratan de solucionar los problemas en el ámbito correcto (los de la empresa en la empresa y los de la casa en la casa) la relación laboral padre-hijo puede funcionar. Si pueden lograr unirse basándose en el hecho de que nadie más que ellos serán de confianza y podrán llevar adelante el emprendimiento, el éxito está asegurado. De esta manera, el día a día va a ser maravilloso y disfrutarán mucho de trabajar juntos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a El trabajo con los hijos en la empresa familiar, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social